Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El alcalde de Pina exige a la CHE limpiar el cauce del Ebro para reducir afecciones por bajo nivel de agua.

El alcalde de Pina exige a la CHE limpiar el cauce del Ebro para reducir afecciones por bajo nivel de agua.

PINA DE EBRO (ZARAGOZA), 2 Mar.

El alcalde Pina de Ebro, Pablo Blanquet (PP), ha apremiado a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) --dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco)-- a la "necesaria y urgente limpieza" del cauce del río Ebro porque con menos caudal de agua provoca más afecciones.

A su parecer, el dragado del cauce de los ríos "está justificado en determinadas ocasiones", como sería el Ebro ante estas avenidas y ha recordado que en países de la Unión Europea se recurre a esta práctica de limpieza del lecho de los cauces para "evitar estos problemas, que provoca el Ebro, que son propios del siglo pasado".

Estos últimos días el Ebro ha llevado un caudal que ha superado los 1.600 metros cúbicos por segundo, cuando lo habitual por estas fechas "suele ser menos de la mitad".

En declaraciones a Europa Press, Blanquet ha considerado, además, que hay que construir embalses porque se ha demostrado que "son obras útiles para laminar las avenidas de agua, que luego se utiliza para regar los cultivos de secano".

"No nos explicamos --ha lamentado-- como en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro se han eliminado hasta 30 pequeños embalses teniendo estos problemas de avenidas porque en Aragón no sobra agua, sino que faltan inversiones para construir infraestructuras hidráulicas que permitan regar".

La crecida del río a su paso por Pina de Ebro ha provocado esta madrugada la rotura de una mota y el agua ha entrado en los campos anegando unas 300 hectáreas. También se ha evacuado preventivamente una explotación de ganado ovino, de unas 400 cabezas que se han salvado, pero la paja guardada se ha empapado y "está para tirar porque es inservible", ha descrito.

Asimismo, sigue cortada la carretera A-107 que une Pina con la N-232 porque el agua "ha saltado por encima" y están a la espera de que baje el nivel para reabrirla, previsiblemente hacia las 17.00 horas de este sábado, una vez que se limpie del barro y los arrastres depositados por la crecida.

El caudal del Ebro, ha avanzado Blanquet, seguirá varios días entre los 1.00 y los 1.200 metros cúbicos por segundo porque se tiene que desembalsar aguas arriba para que se llenen los embalses ante la previsión de más lluvias en Navarra y en el Pirineo oscense.

Finalmente, ha agradecido el trabajo y la disposición de la Unidad Militar de Emergencia (UME), de Protección Civil y de los vecinos de Pina que ante las riadas se "preocupan y ayudan porque ponen a disposición los equipos que tienen" como motoniveladoras, bombas de achique, o palas para reforzar las motas.