Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Investigadores de la UZ buscan aumentar la fertilidad en pacientes sobrevivientes de cáncer infantil

Investigadores de la UZ buscan aumentar la fertilidad en pacientes sobrevivientes de cáncer infantil

La Universidad de Zaragoza está liderando una investigación para mejorar la preservación del tejido ovárico de niñas que han sobrevivido al cáncer infantil. Esta iniciativa se debe a que aproximadamente el 30% de estas jóvenes enfrentan dificultades para concebir después de someterse a tratamientos agresivos de quimioterapia o radioterapia para combatir la enfermedad.

El estudio es dirigido por los científicos Clara Malo e Iñaki Ochoa, del grupo de investigación TME Lab del I3A, con el respaldo financiero de Aspanoa a través de su colaboración con la Universidad de Zaragoza en la investigación del cáncer infantil.

La preservación del tejido ovárico aún no se realiza en muchos hospitales en España debido a su carácter innovador y la necesidad de investigar más al respecto. Según los expertos, si la niña ya ha comenzado a ovular, se pueden congelar sus óvulos; de lo contrario, la única opción es preservar el tejido ovárico en sí.

El proceso actual de criopreservación del tejido ovárico extraído de las niñas con cáncer resulta en la pérdida del 50% de los folículos o unidades reproductivas, un problema que Malo y Ochoa buscan resolver con un proyecto que incluye el desarrollo de un instrumento comercial para automatizar el proceso y mejorar la conservación.

Los investigadores están llevando a cabo pruebas con ovejas cuyo tejido ovárico es similar al humano, y más adelante planean utilizar tejido de pacientes adultas para optimizar la técnica antes de aplicarla en casos pediátricos.

A largo plazo, la meta es investigar la posibilidad de desarrollar óvulos maduros en laboratorio a partir de folículos del tejido ovárico extraído de las niñas, permitiendo fecundar el óvulo externamente con el esperma del padre y transferir el embrión directamente a la madre sin necesidad de un trasplante de tejido ovárico adicional.

Los científicos se muestran entusiasmados con el apoyo brindado a su proyecto, destacando la importancia de esta iniciativa y su potencial para avanzar en el campo de la preservación de la fertilidad en sobrevivientes de cáncer infantil.