Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El Gobierno de Zaragoza defiende legalidad y no vulnebra neutralidad ideológica con pancarta LGTBI.

El Gobierno de Zaragoza defiende legalidad y no vulnebra neutralidad ideológica con pancarta LGTBI.

El Gobierno de Zaragoza, del PP, ha respondido a VOX que la colocación de la pancarta LGTBI "es legal", tal y como estimó el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, en junio de 2022, que estableció que colocar una pancarta en el balcón "no vulnera el principio de neutralidad ideológica" y ésta lleve los colores del movimiento LGTBI "no vulnera, tampoco, la Ley de Banderas".

El actual equipo de gobierno defiende a Zaragoza como "una ciudad diversa que respeta las libertades individuales", ha manifestado la alcaldesa, Natalia Chueca, tras colocar la pancarta: "Yo gobierno para todos y en Zaragoza el colectivo LGBTI tiene que tener también su representación en su ayuntamiento y en su alcaldesa".

Desde el Gobierno de Zaragoza han asegurado que no se contempla su retirada en respuesta a la carta que el portavoz del grupo municipal de VOX, Julio Calvo, ha trasladado a la alcaldesa.

En dicha misiva, le pide cumplir la doctrina del Tribunal Supremo dictada en la Sentencia 1163/2020, en la que se recoge que no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente, y en particular, con el deber de objetividad y neutralidad de las Administraciones públicas la utilización, incluso ocasional, de banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos.

Además, VOX le insta a no utilizar dicha simbología en el espacio público de titularidad municipal y de uso común en cualquiera de sus formatos --pancartas, pintura o luces-- en aras a los principios de objetividad y neutralidad institucional y que únicamente sean utilizados aquellos símbolos oficiales que representan a la totalidad de la ciudadanía.

Aunque el Ayuntamiento ha decidido sustituir la bandera LGTBI por una pancarta, esa simbología constituye una reivindicación "excluyente y colectivista, y dicha exhibición supone una privatización del espacio público de uso común", ha incidido VOX.