Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Empresas aragonesas preocupadas por dificultades de contratación y mercado laboral

Empresas aragonesas preocupadas por dificultades de contratación y mercado laboral

ZARAGOZA, 24 Jul.

Las empresas aragonesas han mostrado una mejora en su percepción sobre los riesgos del segundo semestre de 2023, según revela la Encuesta de Competitividad elaborada por CEOE Aragón, su Consejo Empresarial e Ibercaja. Sin embargo, al mismo tiempo, la preocupación por las dificultades de contratación y el mercado laboral ha aumentado.

En esta octava edición de la encuesta, realizada durante la segunda quincena de junio, se ha observado una disminución en la percepción de casi todos los riesgos y el Índice Sintético de Competitividad se sitúa en 59.8 para Aragón, en comparación con el 46.7 de la consulta anterior (siendo 55 la cifra que se considera un "aprobado"). Además, también ha mejorado la percepción a nivel nacional, pasando de 41.99 a 58.76.

Sin embargo, es importante destacar la negativa percepción de las empresas sobre el mercado laboral, siendo el aspecto peor evaluado. De hecho, obtiene un índice de 47.86 para Aragón y 43.70 para el conjunto de España. Las dificultades para contratar trabajadores son consideradas el riesgo más alto en este ámbito, con una puntuación de 7.4 sobre 10, lo que representa un aumento desde el 6.6 del semestre anterior.

En línea con esta preocupación, abordar las carencias y problemas para encontrar mano de obra es una de las principales prioridades de política económica señalada por las empresas, junto con medidas para reducir el absentismo y simplificar la burocracia.

Además de las dificultades de contratación, se ha observado un aumento leve en otros dos riesgos para este semestre: la caída de la demanda y el incremento de los tipos de interés.

En contraste, la percepción de los riesgos asociados a la inflación y los precios de las materias primas ha disminuido considerablemente, al igual que aquellos relacionados con los efectos de segunda ronda, como los costes salariales y la negociación colectiva.

En cuanto a las prioridades de política económica, también se destaca la necesidad de mejorar la eficacia del gasto público, con una calificación de 8.9 sobre 10. Otras medidas consideradas prioritarias son aumentar la seguridad jurídica para impulsar el desarrollo de la actividad económica y reducir impuestos y cotizaciones sociales.

Le siguen de cerca las acciones centradas en promover la digitalización, implementar medidas contra la inflación y aumentar el apoyo a la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). En términos de indicadores, se ha registrado una mejora general y la perspectiva para el segundo semestre es más optimista que en la primera mitad del año.

También se han observado mejoras en los indicadores relacionados con los precios, las condiciones de vida, la innovación, las infraestructuras y la situación global, todos los cuales se sitúan en niveles aprobados.

La encuesta a las empresas se llevó a cabo durante la segunda quincena de junio y se les preguntó cómo creen que varios indicadores y áreas con impacto económico directo se comportarán en los próximos meses.