Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El Ayuntamiento de Zaragoza invertirá en un canal de mayor capacidad para desalojar el doble de agua de la tormenta del 6 de julio.

El Ayuntamiento de Zaragoza invertirá en un canal de mayor capacidad para desalojar el doble de agua de la tormenta del 6 de julio.

El Ayuntamiento de Zaragoza llevará a cabo la construcción de un canal perimetral en el barranco de la Muerte con el objetivo de proteger el CEIP María Zambrano, el centro comercial y la comisaría de la Policía Local en Parque Venecia. Este canal tendrá la capacidad de evacuar el doble de agua que cayó durante la tormenta del 6 de julio, cuando se registraron 54 litros por metro cuadrado en menos de una hora. El anuncio de esta medida complementaria se realizó por parte del consejero municipal de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano, quien aseguró que se disponía de informes municipales sobre los riesgos de inundación en el barranco de la Muerte. Junto a él estuvieron presentes el coordinador general de la Consejería municipal, Julio López, y un representante de Spesa Ingeniería, la consultora encargada de los estudios.

El objetivo de estos informes es proteger tanto el centro educativo CEIP María Zambrano como el Tercer Cinturón. Para llevar a cabo estos estudios se ha trabajado en colaboración con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Entre las medidas adoptadas hasta el momento, se ha instalado sensores en el cauce del barranco y se está trabajando en su conectividad con los servicios de emergencia y los sistemas de Protección Civil. Además, próximamente se llevará a cabo el cambio de bocas de colectores, con el objetivo de disminuir el riesgo de taponamientos.

La medida más urgente y significativa será la construcción de un canal perimetral que complementará al muro del centro escolar construido por el Gobierno de Aragón. Este muro ya impide la entrada de agua al CEIP María Zambrano en caso de una nueva tormenta similar a la del 6 de julio. Sin embargo, en caso de una lluvia más intensa, conocida como T500, tanto el muro como el canal perimetral permitirán proteger las infraestructuras aguas abajo, siendo el Tercer Cinturón la principal área afectada. Para lograr esto, se está trabajando con el Cuerpo de Bomberos para el cierre anticipado del Tercer Cinturón mediante los sensores ubicados aguas arriba.

Además, se están considerando otras medidas, como diques que ayuden a controlar el agua con mayor intensidad. Para ello, se está trabajando en colaboración con la CHE para consensuar las medidas a tomar. El canal perimetral tendrá una anchura de 18 metros, una altura de 2 metros y una longitud de 360 metros. Se integrará como una vía de comunicación y permitirá el paso peatonal en condiciones de tiempo seco.

El coste estimado de la construcción del muro perimetral y la canalización es de aproximadamente 1,8 millones de euros. Estas obras no incluyen la laminación del barranco de la Muerte en la parte superior. Para llevar a cabo estos proyectos, se han realizado estudios geomorfológicos, hidrológicos y meteorológicos completos por parte de un equipo multidisciplinar, en colaboración con la CHE y la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Este estudio ha permitido analizar el evento excepcional registrado el 6 de julio, que se caracterizó por una alta intensidad y duración. El diseño de las medidas tomadas cumple con los requisitos de seguridad establecidos por la normativa en todo el territorio español.