Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

ONG conservadora apoya programa educativo en Ruanda para 212 alumnas de Secundaria

ONG conservadora apoya programa educativo en Ruanda para 212 alumnas de Secundaria

La Diócesis Barbastro-Monzón de Manos Unidas Campaña contra el Hambre llevará a cabo el proyecto de Apoyo a la Educación Secundaria en Rukara (Ruanda) en 2024. El proyecto beneficiará a 212 alumnas de 16 años de media y a otros 458 alumnos indirectamente.

La delegada de Manos Unidas en Barbastro-Monzón, Genoveva Buatas, ha explicado que es necesario hacer todo lo posible para que estas chicas tengan una buena formación y lleguen a la universidad, para que puedan cambiar las estructuras políticas y sociales deficitarias y corruptas. Este año, la Diócesis asumirá un reto económico ambicioso de 80.834 euros para llevar a cabo esta campaña bajo el lema 'El efecto ser humano'.

El proyecto cuenta con el respaldo de las mujeres de los arciprestazgos diocesanos, que en años anteriores financiaron proyectos en Malawi, India y Paraguay. El obispo de Barbastro-Monzón, monseñor Ángel Pérez, ha destacado la valentía y el compromiso de estas mujeres, que buscan poner a Dios en el centro y luchan por los demás.

Julia Lirios, delegada diocesana de Caridad, ha subrayado la importancia de la eficiencia y el rigor en estos proyectos. En el año 2023, se recaudaron un total de 84.600 euros, de los cuales solo 1.500 se destinaron a gastos de campaña. El resto se transfirió a Manos Unidas para financiar la Educación Secundaria de chicas en Ruanda.

Manos Unidas elige proyectos en los que las beneficiarias sean mujeres, ya que consideran que su formación es clave para impulsar el desarrollo y el sostenimiento de las comunidades. En colaboración con la Diócesis de Kibungo, la Dirección del Liceo y la Asociación de Padres, buscan construir un nuevo dormitorio y vallar el recinto del Liceo Saint Marcel de Rukara. Además, se renovarán los dormitorios existentes y los servicios sanitarios para garantizar la seguridad y la dignidad de las 212 alumnas internas.

El sacerdote diocesano Abbé Jean Uwizeye y los beneficiarios aportarán el 12% del presupuesto total del proyecto, mientras que Manos Unidas contribuirá con el 88% restante. La duración estimada de la actuación será de 12 meses.

Ruanda es un país que ha sufrido graves conflictos en el pasado, como el genocidio de 1994. Aunque han pasado 28 años, el Gobierno sigue trabajando para mejorar los servicios básicos, como la educación y la sanidad. A pesar de que se ha decretado la gratuidad de la enseñanza primaria, la falta de instalaciones y recursos impide cumplir completamente este objetivo.

El cartel y lema de la Campaña contra el Hambre de este año busca concienciar sobre la generación de desigualdad y pobreza en países menos desarrollados debido a la actividad económica de los países más ricos. Se invita a toda la sociedad a comprometerse en apoyar a los más vulnerables frente al cambio climático.