Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Homenaje a las víctimas de San Juan de los Panetes de Zaragoza cuestiona la reconciliación con los herederos de ETA.

Homenaje a las víctimas de San Juan de los Panetes de Zaragoza cuestiona la reconciliación con los herederos de ETA.

Un centenar de zaragozanos ha participado en un homenaje a las víctimas de un atentado terrorista en la Iglesia de San Juan de los Panetes de Zaragoza. Durante el acto, se ha criticado al Gobierno de España por sus concesiones a EH Bildu, herederos de ETA. El homenaje ha contado con la presencia de la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Aragón, Lucía Ruiz, y el sargento del Ejército de Tierra, José Marco, entre otras autoridades civiles y militares.

La alcaldesa ha destacado que el atentado en Zaragoza hace 37 años fue uno de los más sangrientos y brutales en la ciudad. Recordó que ETA hizo explotar un autobús en el que viajaban alumnos, profesores y personal de la Academia General Militar, provocando la muerte del comandante Manuel Rivera Sánchez y el conductor del autobús, Ángel Ramos Saavedra. Chueca expresó la rabia y el dolor que sintieron los zaragozanos ante estos actos violentos.

Chueca criticó a los herederos de ETA, refiriéndose a EH Bildu, por su presencia en el Congreso de los Diputados y su falta de condena a los asesinatos cometidos por los terroristas. También afirmó que hay demasiados crímenes terroristas sin resolver en España y muchos etarras que no han pagado por sus actos. Además, resaltó que Bildu está en las instituciones gracias a la generosidad del sistema constitucional y democrático que ellos mismos intentan destruir.

Lucía Ruiz, presidenta de la AVT en Aragón, condenó el atentado terrorista ocurrido hace 37 años y lamentó la presencia de Bildu en la gobernabilidad del país. Ruiz destacó que el partido no ha condenado el terrorismo y tenía más de 40 terroristas en sus listas electorales. Afirmó que los terroristas y sus herederos están ganando la batalla, pero las víctimas continuarán luchando por la verdad y la justicia.

Por otro lado, el sargento del Ejército de Tierra, José Marco, relató cómo vivió el atentado en primera persona, ya que viajaba en el autobús militar. Describió la explosión, la presión, el calor y el silencio absoluto que se produjo tras el ataque. Marco aseguró que esta experiencia cambió su vida y la de su familia, así como la de sus compañeros de viaje.