Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

La provincia de Zaragoza gestiona más de 2.300 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en 2022

La provincia de Zaragoza gestiona más de 2.300 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en 2022

ZARAGOZA, 5 Jul.

La Fundación Ecolec, organización sin ánimo de lucro centrada en el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), ha logrado gestionar la cifra de 2.344 toneladas de residuos en la provincia de Zaragoza durante 2022. Esto representa una recolección de 8,24 kilos por habitante.

El director general de Fundación ECOLEC, Luis Moreno, ha destacado el compromiso de los ciudadanos para el reciclaje de RAEE, que favorece la Economía Circular y protege el medio ambiente.

Moreno también resaltó la importancia de reciclar adecuadamente estos dispositivos para favorecer la reutilización y continuar luchando contra el cambio climático.

La mayoría de las toneladas gestionadas en Zaragoza (2.344) corresponden al ámbito doméstico (2.228), mientras que el resto proviene del ámbito profesional, según señala la fundación en una nota de prensa.

A nivel nacional, ECOLEC ha alcanzado la cifra de 118.377 toneladas de residuos correctamente gestionados en 2022. Esto convierte a la fundación en el único sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) en España en superar las 100.000 toneladas anuales de RAEE gestionados de forma adecuada durante seis años consecutivos.

Cada año, se generan aproximadamente 50 millones de toneladas de residuos electrónicos en todo el mundo. Este tipo de residuo aumenta principalmente debido al consumo masivo de aparatos eléctricos y electrónicos, la digitalización y los avances tecnológicos.

Según el informe E-Waste Monitor 2020, se estima que para 2050 podrían producirse 100 millones de toneladas de estos residuos, y la tasa de reciclaje actual es inferior al 20 por ciento.

Luis Moreno destacó que el reciclaje de los RAEE es esencial debido a las consecuencias ambientales, como la emisión de gases de efecto invernadero por un frigorífico mal reciclado, que equivalen a las emisiones de un automóvil tras recorrer 15.000 kilómetros.

Además, Moreno destacó que las consecuencias de no reciclar correctamente los dispositivos electrónicos aumentan en aquellos lugares donde la extracción de materias primas para fabricar estos productos causa graves impactos sociales y ambientales.

La fundación dejó claro que todos los dispositivos eléctricos que usamos a diario pueden tener una segunda vida si se reciclan adecuadamente. Cada usuario es el actor principal en un proceso que puede ofrecer una segunda oportunidad para su reutilización y contribuir a un desmontaje y una descontaminación sostenible, responsable y respetuosa con el medio ambiente.