Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

La Oficina de Correos de Monzón honra su castillo con un matasellos exclusivo.

La Oficina de Correos de Monzón honra su castillo con un matasellos exclusivo.

MONZÓN (HUESCA), 27 Dic. - La Oficina de Correos de Monzón (Huesca) ha lanzado un matasellos turístico dedicado al castillo de la localidad. Este diseño está disponible para los aficionados y clientes que deseen que aparezca en sus envíos.

El matasellos muestra el castillo-fortaleza del siglo X, situado en una colina de pendientes escarpadas. En la imagen se destacan la torre del Homenaje, la sala capitular y refectorio, el templo (Iglesia de San Nicolás), la torre de Jaime I, que alberga las cárceles de la Encomienda, y la imagen del Sagrado Corazón.

El castillo, de origen árabe en el siglo X y de estilo románico, fue conquistado por Sancho Ramírez en 1089, pasando a manos cristianas. Fue cedido a la orden de los templarios en 1143 por los reyes de Aragón.

Después de la batalla de Muret en 1213, donde murió el Rey Pedro II de Aragón, su hijo Jaime I, de 5 años de edad en ese entonces, quedó bajo la custodia de los caballeros templarios y fue llevado al Castillo de Monzón por bula del Papa Inocencio III.

La fortaleza albergó durante años la Tizona, la famosa espada del Cid Campeador, quien casó a su hija con uno de los señores de Monzón, Ramiro Sánchez.

El castillo mantuvo guarniciones hasta el siglo XIX, lo que llevó a una evolución en sus murallas y defensas. Su apariencia exterior actual data del siglo XVIII. Durante la Guerra de la Independencia fue ocupado por las tropas francesas y liberado por el Ejército español en 1814, siendo utilizado como cuartel de artillería.

A lo largo del siglo XX se realizaron varias restauraciones. Entre 1984 y 1989, el Gobierno de Aragón llevó a cabo reformas en las fachadas exteriores y en el interior de la sala de los Caballeros. En 1997 se realizó un proyecto de sujeción de las laderas del cerro, restauración del murallón, las torres de la cárcel y las dependencias templarias.

La última restauración se realizó en 2017, después de fuertes tormentas en marzo que causaron el derrumbe de un foso del castillo. Las obras duraron seis meses y fueron supervisadas y financiadas por el Instituto del Patrimonio Cultural de España. El castillo es un monumento nacional desde 1941 y fue declarado Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón en 2003.

El matasellos turístico de Monzón proporciona otra forma de dar a conocer la localidad a través del correo en cualquier parte del mundo. Esta difusión es especialmente importante para los coleccionistas de sellos, que reúnen y exhiben estas imágenes.