Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

CTRZ de Zaragoza invertirá 11 millones en nueva línea para residuos orgánicos.

CTRZ de Zaragoza invertirá 11 millones en nueva línea para residuos orgánicos.

El Complejo de Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ) llevará a cabo una importante mejora en su infraestructura con la adición de una nueva línea destinada al tratamiento de residuos orgánicos. Esta nueva línea se pondrá en funcionamiento entre finales de 2024 y principios de 2025, en conjunto con la introducción de los nuevos contenedores marrones para la recolección de estos residuos. La inversión total para este proyecto ascenderá a 11 millones de euros, anunció la consejera municipal de Medio Ambiente y Movilidad, Tatiana Gaudes.

La consejera explicó que el Gobierno de Zaragoza ha aprobado este proyecto, del cual 4,7 millones de euros provendrán de subvenciones europeas a través de dos ayudas complementarias. Estas ayudas forman parte de los Fondos Europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, tramitados por el Gobierno de Aragón. La UTE Ebro --compuesta por Urbaser y Vertresa-- asumirá inicialmente el resto de la inversión necesaria para esta mejora, que será compensada por el Consistorio zaragozano revisando el canon anualmente hasta julio de 2031, cuando la planta pase a ser propiedad municipal en su totalidad.

Gaudes resaltó que este proyecto es esencial para completar el ciclo de recuperación de los residuos orgánicos que se está iniciando con la implementación de los contenedores marrones. Además de la generación de energía eléctrica, este proceso de economía circular producirá compost de alta calidad utilizable en diferentes aplicaciones, desde parques y jardines hasta la agricultura.

La construcción de una nueva nave-foso para la recepción de la materia orgánica proveniente de los contenedores marrones de Zaragoza es parte esencial de este proyecto. Luego de un proceso de deshidratación y higienización, el compost generado pasará por diversas etapas hasta llegar a una nave de maduración. La separación del compost de alta calidad del resto de material bioestabilizado se llevará a cabo en esta etapa, para finalmente almacenarse y distribuirse en una nave de acopio.

La meta fijada por el Ayuntamiento de Zaragoza es alcanzar las 50.000 toneladas de residuos orgánicos recogidos en 2026, a través de la introducción de los contenedores marrones en los barrios de la ciudad y los 61 municipios atendidos por el CTRUZ. Se espera que parte de este compost se utilice en bosques y zonas verdes de la capital zaragozana. La implantación de los contenedores marrones se extenderá a diferentes distritos de la ciudad, comenzando por el Actur y continuando en Santa Isabel, Las Fuentes y El Rabal.

La consejera municipal de Medio Ambiente y Movilidad concluyó que la colaboración entre el Ayuntamiento, la empresa concesionaria y las ayudas europeas han sido fundamentales para llevar a cabo este importante proyecto que contribuirá a la mejora del tratamiento de residuos en Zaragoza.