Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Ansils, el restaurante del valle de Benasque en Huesca, se corona campeón de España en el concurso de tapas en Madrid Fusión.

Ansils, el restaurante del valle de Benasque en Huesca, se corona campeón de España en el concurso de tapas en Madrid Fusión.

HUESCA, 30 Ene.

Las chefs Iris Jordán y Susana Marqueta, del Restaurante Ansils, de la localidad de Anciles, en el valle de Benasque, se han proclamado campeonas de España del concurso oficial de Tapas y Pinchos, organizado por la Confederación Empresarial de Hostelería de España en Madrid Fusión.

Las representantes de la provincia de Huesca concursaban con la tapa 'Donete de paloma en escabeche de abeto', ha informado la Diputación Provincial (DPH).

Las ganadoras han estado acompañadas de la comitiva altoaragonesa que está participando en la gran feria gastronómica internacional que se prolonga hasta este miércoles. La Diputación Provincial de Huesca, a través de Huesca La Magia y de la mano con la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, han apadrinado su participación y han felicitado de primera mano a las cocineras premiadas.

Tanto el diputado de Turismo, Sergio Serra, como el diputado de Desarrollo, Pepe Cebollero, han subrayado "la capacidad de posicionarse en la élite de la cocina española y la innovación de este equipo altoaragonés" al mismo tiempo que han augurado con orgullo "el aluvión de reservas que van a tener en la pequeña localidad de Anciles".

Cabe recordar que este miércoles se descubrirá si la oscense Iris Jordán obtiene además el Premio de Cocinero Revelación, ya que es una de las candidatas y supondría "la guinda perfecta para la provincia".

Además, este miércoles, dentro de nuevo del 'universo dulce', con el espacio de Madrid Pastry, será el turno de que Ascaso presente en una gran demostración las bondades y la historia de medio siglo del pastel ruso, originario de Huesca.

Este miércoles también tiene lugar la presentación de la Mesa Sectorial del Centro de Innovación Gastronómica de Aragón, que también apoya la DPH.

Se trata de una herramienta pionera con la que medir las emociones, buenas o malas, que experimentan los comensales en los restaurantes y que contribuye a perfeccionar los platos y el servicio de la sala y a cambiar los sistemas de trabajo siempre que sea necesario con el objetivo de satisfacer al cliente.