Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Zaragoza extiende alerta por ola de calor hasta el viernes

Zaragoza extiende alerta por ola de calor hasta el viernes

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido prorrogar la alerta del Plan Municipal de Protección Civil por ola de calor ante las altas temperaturas que se esperan en la capital aragonesa y que ya se ha convertido en la ola más larga hasta la fecha este verano.

La activación del plan, que es de nivel naranja, se extenderá hasta este viernes, a las 23.59 horas; aunque podría modularse en función del pronóstico que se vaya confirmando para las siguientes jornadas.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el termómetro alcanzará una máxima de 41 grados este miércoles, de 42 el jueves y de 43 el viernes; y la humedad no superará el 55%. El sábado bajará el mercurio a los 37 grados. Esta previsión ha llevado al Servicio Contra Incendios, de Salvamento y Protección Civil del Ayuntamiento de Zaragoza a activar la alerta.

Este aviso se caracteriza por la activación de todos los servicios municipales que participan en el dispositivo implicado en la detección de personas en riesgo para su atención, valoración, tratamiento o ingreso en lugares adecuados. También se transmitirá además a toda la población.

Entre las medidas adoptadas para estos casos, se mantiene la reducción del precio de la entrada individual de las piscinas municipales, siempre que se adquiera en taquilla. El coste pasa de 4 euros a 2,5 euros en caso de los adultos; de 2,70 a 2 euros para menores de edad; y de 2,60 a 2 euros para mayores de 65 años y pensionistas.

El Consistorio recuerda a la ciudadanía que extremen las medidas de precaución para evitar problemas de salud ante las altas temperaturas. Aunque todas las personas pueden sufrir trastornos ante el exceso del calor, las personas mayores de 65 años, los menores de cinco años, sobre todo los bebés, y aquellas que realicen una actividad que requiera mucho esfuerzo físico presentan un mayor riesgo y, por tanto, deben estar especialmente protegidas.

Por ello, desde la Oficina del Mayor, desde los servicios sociales comunitarios y desde el servicio de teleasistencia municipal se va a informar a los usuarios de todas las recomendaciones, mediante cartelería, folletos y atención personalizada como son los 15.200 correos electrónicos y 1.700 llamadas telefónicas diarias a los mayores.

Asimismo, los Centros de Convivencia de la red municipal se convierten en un refugio climático gracias a su climatización y muy especialmente el Laín Entralgo y el de La Jota, donde, además, hay servicio de comedor.

El albergue municipal también ha adoptado medidas como abrir los pabellones habilitados para las olas de frío del invierno en los que hay aire acondicionado y en el que pueden estar personas sin hogar y se reparten unas 250 botellas de agua fría diarias para evitar la deshidratación.

Asimismo, los voluntarios de Protección Civil vigilan los espacios abiertos y las zonas verdes para atender incidencias y recordar a los vecinos los cuidados personales, y se activarán las fuentes para que los ciudadanos puedan refrescarse.

Desde el Ayuntamiento se recomiendan varias medidas de precaución como beber agua sin esperar a tener sed; evitar todo tipo de bebidas alcohólicas; si se está tomando de forma crónica alguna medicación, consultar con el médico; evitar las comidas calientes o pesadas; usar ropa ligera, de colores claros y algodón; llevar sombrero o gorra para protegerse del sol y usar protección solar a menudo.

Para proteger el hogar se recomienda, durante el día, mantener las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor y aprovechar para ventilar la casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido.

En cuanto a las actividades cotidianas no es recomendable realizar actividades que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor. Hay que planear las actividades en la mañana o en el atardecer cuando las temperaturas no son tan altas. Sobre todo, no dejar a niños, ancianos o animales en coches con las ventanas cerradas.

El exceso de calor puede deberse a una exposición muy intensa y corta o a una mantenida en el tiempo. Los primeros indicios son calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento o temperatura elevada. En esos casos, se recomienda buscar refugio en la sombra o en un lugar con aire acondicionado; tomar una bebida no alcohólica fresca, descansar, tomar un baño o una ducha con agua fresca y ponerse ropa ligera.

Si aparecen síntomas más graves, como dolor de cabeza, vómitos o pérdida de consciencia, se debe acudir al médico rápidamente, a través del servicio de Urgencias o los teléfonos 061 o 112.