• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

Una investigación refleja la inclinación en alza en Aragón de la inversión extranjera en los últimos diez años

img

Se publica en el número 76 de la Revista Economía Aragonesa, que edita Ibercaja

ZARAGOZA, 26 Jul.

El estudio 'La inversión extranjera directa, un aspecto clave en el avance económico de Aragón' refleja una inclinación en alza en los últimos diez años de la inversión extranjera en la red social autónoma, donde hay 441 compañías con capital extranjero que suman 55.000 empleos.

Así lo ha expuesto el directivo de la división de Inversión Extranjera de Aragón Exterior, Rafael Llopis, coautor del producto, anunciado en el número 76 de la Revista Economía Aragonesa, que edita Ibercaja, adjuntado con Katharina Mormann y Pilar Lorente, asimismo integrantes de Aragón Exterior.

El artículo examina los criterios que influyen en las resoluciones de localización de los inversores, el posicionamiento de Aragón para capturar proyectos estratégicos, las ocasiones y amenazas y la articulación de la inversión extranjera.

Se trata de entre los tres monográficos que recopila la citada gaceta, que se ha anunciado este martes en el Patio de la Infanta de Ibercaja en Zaragoza, con la presencia del directivo de la cátedra de la Universidad Francisco de Vitoria y el Instituto Superior de Negociación, Juan Mateo Díaz, coautor del segundo monográfico, y del directivo de la Cátedra en Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza, Luis Alberto Fabra, creador del tercero, sobre el mercado inmobiliario aragonés.

Igualmente, han asistido el directivo de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ibercaja, Enrique Barbero, y el jefe de Análisis Económico de la entidad, Santiago Martínez, responsable del apartado dedicado en esta gaceta a la coyuntura económica.

El directivo de la división de Inversión Extranjera de AREX ha comentado que Aragón ocupa el séptimo puesto en las comunidades autónomas en lo que se refiere al número de compañías extranjeras por cada cien.000 pobladores, el quinto en porcentaje de ocupados por compañías extranjeras y el octavo en depósito inmovilizado material.

Rafael Llopis ha estimado que sabiendo que, en concepto de población, Aragón es la undécima red social autónoma "somos una red social que lo hace bien en lo que se refiere a captación de inversiones, no seremos Madrid o Cataluña, pero en la liga que nos movemos, está andando bien", ha opinado.

El directivo de la división de Inversión Extranjera de AREX ha citado entre los puntos fuertes de Aragón su localización geoestratégica y la dotación logística en mercancías, al paso que en la situacion de la logística de personas "se puede progresar".

Otros puntos positivos son tener personal preparado "y políglota en muchas lenguas", con el 16 por ciento de población extranjera y con el 46 por ciento de la población aragonesa que charla inglés y son personas empleables, en el momento en que "hace diez o quince años no era de este modo".

Además, ha subrayado el "buen tiempo" para la I D, dado que los clústeres ayuden en la captación y apoyen a las novedosas compañías, tal como la "sencillez administrativa, singularmente para enormes proyectos".

Por otra sección, indicó como puntos en los que se fijan las compañías para invertir la cercanía a mercados y la logística, la mano de obra libre, las infraestructuras de transporte y telecomunicaciones, el ambiente empresarial, el ecosistema de innovación, los costos, el ambiente regulatorio y el acompañamiento público, no solo de subvenciones, asimismo la "agilidad" del servicio y el acompañamiento.

Por su parte, el directivo de la Cátedra en Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza, Luis Alberto Fabra, repasa en su producto los ciclos en el mercado inmobiliario de Aragón y enseña la rápida restauración tras la pandemia, con un incremento de la actividad a escenarios máximos de los últimos catorce años.

Si entre 2014 a 2017 se medró al son de 13.500 compraventas de vivienda por año en Aragón, a fines de 2021 se llegó a las 21.000, cifra que ha atribuido al encontronazo psicológico del confinamiento domiciliario y al ahorro generado gracias a la menor movilidad tolerada a lo largo de la pandemia.

"La vivienda se pone en el centro de la atención", con máximos históricos en la compraventa de unifamiliares y una pérdida de importancia del aspecto ubicación en frente de las peculiaridades físicas del inmueble.

Esta buena evolución se distingue del intérvalo de tiempo de la 'burbuja inmobiliaria', tanto por el desarrollo del precio, en esta última etapa se ha ubicado entre el cero y el 3 por ciento de media, "frente los 2 dígitos e inclusive del 15 por ciento" en la previo, tal como en referencia al endeudamiento, "que medra, pero se ubica muy abajo" de ese periodo de tiempo.

"En aquel instante, se hipotecaba mucho más del 100 por ciento de las compraventas y en este momento es el 75 por ciento", entonces el 40 por ciento del salario era para la cuota hipotecaria y en este momento sobre el 25 y entonces las clases de interés llegaron a sobrepasar el 5 por ciento y en este momento estuvieron "en mínimos históricos".

Además, entonces el 97 por ciento de las hipotecas eran a interés variable y en este momento mucho más del 50 o aun se llegó al 70 a tipo fijo. Por su parte, la última subida de los modelos van a tener un encontronazo en la demanda, pero en un medio plazo.

El tercer monográfico, 'El enfrentamiento en el contexto de las relaciones empresariales. Una iniciativa para la identificación de los componentes comprometidos en exactamente el mismo', es obra de Javier Hidalgo, Pedro Larena, Álvaro Rengifo y Alfredo Sanfeliz, integrantes de Gestión del Acuerdo Siglo XXI, al lado de Enrique Baca, catedrático de Psiquiatría, y el directivo de la cátedra de la Universidad Francisco de Vitoria y el Instituto Superior de Negociación, Juan Mateo.

Este último ha esgrimido que el enfrentamiento es inseparable el hombre y "es la manera más óptima de seguir", pero hay que comprender administrarlo y solventarlo. Con esta finalidad, su conjunto de trabajo ha analizado los componentes que intervienen en los enfrentamientos en el contexto de las relaciones empresariales, advirtiendo 78.

Ahora, deben contrastar si son válidos y después saber una fórmula para su resolución, intentando de dar un "enfoque mucho más humanista" al modelo de referencia para la negociación que existe, el de la Universidad de Harvard. El producto refleja los desenlaces de la investigación efectuada a lo largo de 16 meses sobre esos 78 componentes.

La gaceta, en la sección 'Punto de atención de la economía aragonesa', tiene la colaboración de la directiva de contenidos de Radio Zaragoza, Eva Pérez Sorribes, que piensa sobre las secuelas que la guerra generó en el retardo de la restauración económica tras la pandemia y apunta como desafíos la inflación, la carencia de energía y la escasez, que complican el progreso de Aragón, pese a atraer poco a poco más a esenciales compañías y ser la red social de españa con mayor proporción de generación renovable en su mix energético.

En la sección 'Visión Empresarial', el asesor encargado del Grupo Rébola (Panishop), Antonio Rébola Moreno, traslada su experiencia como empresario desde los comienzos de la compañía y resalta como aspecto importante el incesante estudio y también innovación, la digitalización y la búsqueda del insuperable trato al cliente.

Para beneficiar el desarrollo empresarial de Aragón, Rébola hace hincapié en el acompañamiento institucional para una capacitación dual, tal como en el objetivo de la escalada de costos.

El separador de este número está destinado a la idea de Ibercaja 'Tu dinero con corazón' para reportar sobre los proyectos que apoyan los participantes del fondo de inversión y el plan de pensiones Sostenible y Solidario. Recientemente, este fondo de Inversión y el plan de pensiones han distribuido 810.000 euros en donaciones entre nueve proyectos sociales.

El número incluye asimismo un obituario en memoria de Francisco Bono, principal creador y primer directivo de la gaceta Economía Aragonesa, fallecido últimamente.

Más información

Una investigación refleja la inclinación en alza en Aragón de la inversión extranjera en los últimos diez años