Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

UCARAGON aboga por una planificación y control responsable de las compras y el uso de tarjetas durante las rebajas de invierno.

UCARAGON aboga por una planificación y control responsable de las compras y el uso de tarjetas durante las rebajas de invierno.

UCARAGON ha propuesto una planificación y uso responsable de las tarjetas durante las rebajas de invierno 2023-2024, que comenzarán el 6 de enero. Durante este periodo, los establecimientos comerciales deberán cumplir ciertas normas establecidas. Según la entidad, cada vez más establecimientos deciden adelantar las rebajas y comenzar antes del día de Reyes, a diferencia de años anteriores.

La fecha de inicio y finalización de las rebajas en cada establecimiento es decidida libremente por ellos mismos, aunque generalmente tienen lugar en los periodos estacionales más interesantes desde el punto de vista comercial, como el inicio del año. Los productos rebajados deben ofrecerse a un precio inferior al precio anteriormente fijado y la reducción de precio debe ser claramente indicada junto al precio habitual, ya sea en porcentaje o cifra.

Es importante destacar que los artículos rebajados deben haber estado incluidos en la oferta habitual de ventas con anterioridad. Además, está prohibido ofertar como rebajados aquellos productos que están deteriorados o aquellos que han sido adquiridos exclusivamente para estos periodos de rebajas.

Los establecimientos deben mostrar de manera visible, incluso cuando están cerrados, la información sobre la venta en rebajas y su duración. Por otro lado, si el establecimiento acepta devoluciones de forma general durante el resto del año, los productos adquiridos durante las rebajas también pueden ser devueltos.

En caso de que el artículo comprado sea defectuoso (exceptuando los saldos), el consumidor tiene derecho a exigir su devolución, incluso si el establecimiento no acepta devoluciones en su política general de ventas. Para evitar confusiones, los artículos rebajados deben estar adecuadamente marcados y separados de aquellos que no están en rebajas.

En cuanto a las formas de pago, el consumidor tiene derecho a elegir. Si el establecimiento generalmente acepta el pago con tarjeta, no puede negarse a recibirlo durante las rebajas. Sin embargo, a pesar de la crisis sanitaria, aún hay establecimientos que no ofrecen esta opción de pago o prefieren recibir pagos en efectivo.

Es importante destacar que los establecimientos no están obligados a tener datáfono para pagar con tarjeta, pero deben garantizar la opción de pago en efectivo. La negativa a aceptar pagos en efectivo constituye una infracción, siempre y cuando se respeten los límites establecidos por la legislación tributaria y de prevención y lucha contra el fraude fiscal.