Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

San Blas se celebra con La Máscara de Ateca y los disfraces de Mequinenza

San Blas se celebra con La Máscara de Ateca y los disfraces de Mequinenza

ZARAGOZA, 31 Ene. - La Máscara de Ateca y los disfraces de Mequinenza serán los protagonistas de las celebraciones por San Blas este fin de semana. La Máscara de Ateca, una tradición centenaria de Zaragoza provincia, regresará a las calles el viernes y el sábado en un ritual único que se ha mantenido prácticamente sin cambios durante los últimos 125 años. Además, los disfraces volverán a Mequinenza durante las festividades de San Blas y Santa Águeda, eventos declarados de interés turístico de Aragón.

La Máscara de Ateca es el personaje principal de las celebraciones de San Blas en Ateca. Con un traje colorido de franjas verticales rojas y amarillas, cascabeles, un sable y una cobertera, la Máscara aparecerá en la plaza España el viernes por la mañana para asustar y correr tras los niños que intentarán arrancarle los cincuenta cascabeles que lleva. También bendecirá a quienes se acerquen a ella y recibirá regalos como dulces y tabaco mientras visita diferentes casas y locales. Por la noche, se encenderá una gran hoguera en la plaza de España donde los vecinos y visitantes se reunirán para celebrar y cantar la canción "El puente de Alcolea".

La celebración continuará el sábado, 3 de febrero, con una misa, una procesión hasta la ermita y la subida al cerro, que marca el punto culminante de las festividades. En la cima, los jóvenes del pueblo lanzarán manzanas a la Máscara en un intento de evitar que llegue a la cima. Una vez arriba, se formará un corro y se cantará nuevamente la canción "El puente de Alcolea". Después, los niños intentarán quitarle los cascabeles a la Máscara, que regresará a la ermita y recitará una copla al santo, acompañando a la procesión de regreso a la iglesia.

Las raíces de esta tradición son inciertas, ya que no hay registros escritos al respecto. Según el historiador Francisco Martínez García, la Máscara podría haber sido un botarga, un personaje común en las fiestas populares con disfraces extravagantes. En sus inicios, el botarga bailaba junto a los danzantes y perseguía a los vecinos para golpearlos con su sable y su cobertera. Con el tiempo, el botarga se convirtió en un símbolo festivo de la procesión del Corpus Christi en el siglo XV. En el siglo XVII y XVIII, vestido de rojo y gualda, el personaje protegía a los mayores y era lanzado con restos de frutas y desperdicios, al igual que el antiguo Cipotegato de Tarazona.

En Mequinenza, también se están preparando para las festividades de San Blas y Santa Águeda, que han sido declaradas de interés turístico de Aragón. Los vecinos de la localidad están trabajando en la elaboración de los impresionantes disfraces artesanales que participarán en los concursos infantiles y de adultos.

Aunque las fechas oficiales de la festividad son del 2 al 4 de febrero, las actividades ya han comenzado con la entrega del Bastón de Mando a las representantes de las comisiones de San Blas y Santa Águeda. Además, se han llevado a cabo talleres de elaboración de las tradicionales "coques" dirigidos a escolares.

Las celebraciones incluirán un pasacalles, desfiles de disfraces infantiles y adultos, bailes de disfraces con actuaciones y conciertos, y espectáculos infantiles de títeres y música. La festividad culminará con los rosarios en honor a Santa Águeda y San Blas.