• martes 29 de noviembre del 2022
728 x 90

Las olas de calor de junio y julio incrementan las asistencias urgentes y la mortalidad en Aragón

img

ZARAGOZA, 9 Ago.

Las 2 multitud de elevadas temperaturas que registró la red social autónoma hasta julio han impactado en la asistencia urgente y en la mortalidad, según los datos logrados de la primera evaluación del Plan de Vigilancia de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud en Aragón, elaborado por la Dirección General de Salud Pública del Departamento de Sanidad.

El estudio entiende el periodo de tiempo del 1 de junio al 31 de julio y en él se han analizado las temperaturas registradas, las emergencias hospitalarias, la actividad del 061 y la mortalidad, informó del Departamento de Sanidad del Ejecutivo aragonés.

En cuanto a las temperaturas, los criterios de Salud Pública se fundamentan en los umbrales establecidos para cada provincia desde los cuales se cree que hay dolencias para la salud de la gente, en Huesca, con una máxima 34 grados Centígrados y 20 de mínima; en Teruel, de 36 y 17; y en Zaragoza, de 36 y 20.

El archivo ha constatado que en estas nueve semanas se han superado las series históricas de temperaturas medias en un alto porcentaje de días y los umbrales de tiro de mortalidad, singularmente, a lo largo de las olas de calor sufridas en las tres capitales de provincia a lo largo de la semana del 13 al 19 de junio y del 11 al 24 de julio.

De este modo, se aprecia un incremento de las temperaturas máximas con en comparación con promedio de los 15 años precedentes en los meses de junio y julio, de entre 3 y 5 grados en Zaragoza, Huesca y Teruel. Destaca más que nada la semana del 13 al 19 de junio, datas en las que esta disparidad día tras día superó en mucho más de diez grados los valores promedio de la temperatura máxima de la década y media previo.

El Departamento de Sanidad asimismo ha señalado el número de días sucesivos en los que se registró este fenómeno. Así, se han superado umbrales de temperatura máxima y mínima de tiro de mortalidad a lo largo de 15 días en Huesca, 22 días en Zaragoza y 4 días en Teruel.

Estos aumentos encajan con un mayor registro de emergencias. En los centros de salud, los valores se aproximan a los de temporadas anteriores a la pandemia de la COVID-19, con cantidades hacia las 9.500 asistencias por semana, salvo un destacable ascenso en la semana del 20 al 26 de junio, en el momento en que se asentaron prácticamente 11.000 emergencias.

Además, del 1 de junio al 31 de julio, se han notificado 135 atenciones en emergencias hospitalarias de nosologías particularmente similares con las elevadas temperaturas en frente de las 49 del mismo intérvalo de tiempo de 2021, si bien son datos afines a las 139 de 2019. Asimismo, se han registrado a lo largo del mes de julio ocho capital hospitalarios por esta causa, de los que siete fueron hombres y una mujer.

De estos diagnósticos, 85 se han producido a consecuencia de golpes de calor o insolaciones, 30 se han diagnosticado como síncope de calor, nueve agotamientos por calor, cinco por fatiga y el resto, por distintos nosologías, como edemas o calambres.

Las emergencias atendidas por el 061, de la misma en las temporadas 2020 y 2021, estuvieron muy sobre los límites aguardados, con un pico registrado entre el 18 y el 24 de julio, con 4.123 asistencias por semana en frente de las 2.800 de media de los siete años precedentes.

Respecto a la mortalidad, en siete de las nueve semanas de supervisión en Zaragoza, estuvo sobre el umbral aguardado en todas y cada una de las edades y a lo largo de seis semanas asimismo en mayores de 64 años, unos datos que señalan que el número de defunciones incrementa a lo largo de las temporadas de calor.

Por ejemplo, en la ciudad más importante aragonesa, la mortalidad se ha disparado en entre los mayores de 64 años en la semana del 18 al 24 de julio, con 188 fallecimientos en frente de los 115 de media de los últimos siete años. En Teruel, por su lado se han registrado 22 fallecimientos en frente de la media de 12 y lo mismo sucedió en Huesca, en la semana del 20 al 26 de junio, con 18 muertes de personas de sobra de esta edad en frente de las 12 de media.

La Dirección General de Salud Pública ha habilitado en el primer mes del verano el Plan de acción para la prevención de los efectos de las temperaturas extremas sobre la salud en Aragón, que se extenderá hasta el próximo 15 de septiembre.

El plan tiene como objetivos vaticinar probables inconvenientes para la salud de los ciudadanos relacionados con las ocasiones de calor radical y medir las secuelas de estos sucesos para la salud de la población. Esta idea tiene la colaboración de múltiples departamentos, instituciones y organizaciones y se efectúa en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales y también Igualdad.

Más información

Las olas de calor de junio y julio incrementan las asistencias urgentes y la mortalidad en Aragón

Noticias de hoy más vistas