• miércoles 30 de noviembre del 2022
728 x 90

La Policía Nacional de Huesca alarma del aumento de estafas cibernéticas a comerciantes

img

HUESCA, 8 Ago.

La Comisaría de la Policía Nacional de Huesca ha alertado del aumento de demandas por estafas cibernéticas a comerciantes que se cometen por medio de interfaces de compraventa de elementos. La mayor una parte de los fraudes tienen sitio al proseguir las diálogos y el pago de los modelos fuera de los canales habilitados por estas interfaces.

Las formas detectadas con una mayor frecuencia son en el momento en que el cliente se proporciona a abonar por medio de Bizum, en el momento en que manda un backlink al vendedor con el link del pago y en el momento en que solicita efectuar el abono en efectivo. También a través de el envío de mails falsos que suplanta a compañías de correo o interfaces de venta en línea.

En la situacion de ofrecer abonar por Bizum, el cliente en vez de abonar el dinero, efectúa una petición de envío del mismo, de manera que en el momento en que el vendedor admite, es nuestro vendedor el que está trasfiriendo el dinero al cliente.

Otro de los fraudes tiene rincón en el momento en que, a lo largo de la diálogos que se efectúan fuera de la interfaz, el cliente manda un backlink al vendedor con el link del pago a fin de que introduzca los datos de la tarjeta bancaria donde desea recibir el dinero. Esos datos son empleados por el cliente-estafador para efectuar cargos.

Otra modalidad de estafa sucede en el momento en que el cliente manifiesta que elige que abonar en efectivo y afirma que va a mandar a una compañía de correo con el dinero o que elige hacerse cargo del transporte y va a mandar a un transportista. Para eso, solicita al vendedor sus datos para de esta forma facilitárselos a la compañía --nombre, apellidos, dirección, mail, teléfono--.

A continuación, el vendedor recibe un correo que suplanta a la compañía de correo o transporte y que le pide completar un formulario en el que asimismo debe integrar sus datos bancarios. De este modo, el estafador consigue los datos que precisa para efectuar cargos o extracciones de dinero.

Otra forma de estafa es en el momento en que el cliente-estafador pide seguir las diálogos por servicios de correo externos a la app. Durante la charla, solicita al vendedor su número de cuenta bancaria bancaria y su correo para de este modo poder llevar a cabo el pago. Para ofrecer confiabilidad, asimismo mandaba una imitación de su DNI, más allá de que de todos modos hablamos de una foto del archivo de otra persona.

Una vez que el estafador ahora dispone del e-mail del vendedor le manda un mensaje de correo --desde una cuenta construída por él mismo que parece ser la cuenta oficial de la app-- comunicando de que el cliente hizo el pago por el producto.

Con esta confirmación, el vendedor asiste a un compañía de envío de paquetería y remite el producto al estafador con el convencimiento de que, en el momento en que la compañía otorgue el bulto, la app proseguirá con el desarrollo de pago y va a poder contar con del dinero.

Además de quedarse sin el producto, el vendedor puede proseguir siendo engañado. En oportunidades, el vendedor recibe un correo desde la cuenta simulada donde se le comunica de que por fallo se le ha ingresado mucho más dinero del pertinente y que debe abonar la diferencia para lograr desbloquear el cobro y poder sentir lo acordado. Este correo verdaderamente no lo manda la app, sino es enviado por el estafador.

La Policía Nacional ha realizado múltiples sugerencias para eludir fraudes en las compra-ventas por Internet, advirtiendo de que hay que usar el los pies en el suelo y desconfiar de los chollos por el hecho de que en Internet, no todo es lo que semeja.

Además, ha aconsejado revisar las peculiaridades del aviso y cerciorarse de que el producto no figura en otras webs. Mediante la búsqueda de imágenes en el navegador, se puede revisar si la fotografía del producto ofertado figura en otros avisos a nombre de un individuo diferente, con datos de contacto distintas o a otro precio.

Otra buena práctica es revisar en Internet el número de teléfono de contacto del vendedor, su identidad o su e-mail. Muchas víctimas publican sus vivencias negativas en foros de discusión, y alertan a otros a fin de que no caigan en las estafas.

Por otra sección, jamás hay que hacer más simple copias de documentos de identidad para obtener productos o contratar algún servicio en línea en tanto que cuando se manda esa información, los datos tienen la posibilidad de estar a la merced de cualquier ciberdelincuente.

Tampoco hay que mandar documentos como facturas de compra o documentos de garantía en tanto que tienen la posibilidad de ser utilizados más tarde para estafar a terceros.

Asimismo, se debe de reclamar y efectuar las compras usando métodos de pago seguro, tal como las pasarelas de pago propias de las interfaces, para lo que hay que informarse de su metodología.

También se debe de desconfiar de las ofertas de empleo en las que se da dinero solo por llevar a cabo de mediador en transferencias económicas o como contraprestación por recibir paquetería.

Finalmente, la Policía Nacional sugiere efectuar atrapa de pantalla de las diálogos que se sostienen ya que el estafador puede eliminar los mensajes que haya enviado. De este modo, se tienen la posibilidad de dar a la demanda.

Más información

La Policía Nacional de Huesca alarma del aumento de estafas cibernéticas a comerciantes

Noticias de hoy más vistas