• domingo 04 de diciembre del 2022
728 x 90

La Morisma de Aínsa implica a cerca de 500 personas para la edición nueva tras 4 años suspendida

img

AÍNSA (HUESCA), 30 Ago.

La Morisma de Aínsa, recreación histórica que se convirtió en el símbolo de identidad de la ciudad, reunirá a cerca de 500 personas entre actores apasionados y extras, mucho más 150 voluntarios y especialistas, en la edición nueva tras 4 años de parón.

Además, esta convocatoria incorporará con la incorporación de un nuevo personaje al elenco: el dragón Pentafuria. Esta figura, cuyo nombre fué escogido por los estudiantes del instituto Asunción Pañart, aparecerá en el instante álgido de la guerra por medio de las ventanas del Ayuntamiento.

Con ello representa el horror de la guerra y, al tiempo, la perseverancia de un pueblo que trabaja unido para recobrar y sostener sus tradiciones.

La presentación del acontecimiento en las Cortes de Aragón, este martes 30 de agosto, ha contado con la presencia del alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, y de la presidenta de la Asociación Cultural La Morisma, Isabel Bergua, vestidos con el vestuario medieval que este sábado 3 de septiembre a las 22.30 horas se va a poder gozar en la plaza Mayor. Tambien ha asistido el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada.

Las entradas están en venta en la página web 'lamorisma.com' y en taquilla desde el 1 de septiembre de 18.30 a 20.30 horas en la salón de exposiciones del Consistorio.

La organización ha contado con el patrocinio de la Diputación Provincial de Huesca, la Comarca de Sobrarbe, el Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe y la compañía Activa.

Esta recreación histórica festejaba su 50º aniversario en 2020 y se quiere festejar en este momento con una escenificación para prácticamente mil personas. La Asociación entregará su máxima distinción, la Real Orden de La Morisma, a José Garzón y José Manuel Murillo, por su idea de salvar este drama histórico del que se tiene perseverancia desde 1676.

"Con su incomodidad y dinamismo, siendo muy jóvenes, fueron los autores de la restauración hace cincuenta años de esta celebración grande y lograron volcar a un pueblo entero en el trabajo de la restauración y representación de La Morisma como se conoce hoy en dia", ha detallado la presidenta de la Asociación, Isabel Bergua.

El relato al que se da forma en la ciudad cada un par de años entronca con parte de la narración de Aragón. "Rememoramos la conquista de entre las plazas mucho más esenciales del Pirineo, la de Aínsa, por el primer rey de Sobrarbe, Garci Ximénez, que se hace con la villa tras la llegada de los moriscos en el siglo VIII", ha recordado el alcalde.

"La historia de historia legendaria afirma que el triunfo se logró gracias a la energía transmitida por la aparición de una cruz sobre una carrasca", ha continuado, "historia de historia legendaria mezclada con la crónica de la reconquista del país por parte cristiana, siendo el reino de Sobrarbe uno de los más importantes baluartes para la capacitación del Reino de Aragón. Así se refleja en el escudo, donde entre los cuarteles es la cruz sobre la carrasca".

Asimismo, ha señalado la influencia que tiene en el turismo el traslado de la representación desde la Cruz Cubierta a la plaza Mayor. "Esto la transforma en un foco de atracción turística para nuestra comarca, prestando asistencia en la meta de desestacionalizar la afluencia de visitantes y logrando que la temporada sea poco a poco más amplia", ha expuesto.

Aprovechando La Morisma, se han planificado una secuencia de acontecimientos paralelos en el ambiente del casco viejo, como mercado y campamento medieval, torneo a caballo, música folk de percusión, flauta y gaitas, demostración de cetrería, danza oriental, talleres artesanos infantiles y combates escénicos.

Más información

La Morisma de Aínsa implica a cerca de 500 personas para la edición nueva tras 4 años suspendida

Noticias de hoy más vistas