• miércoles 30 de noviembre del 2022
728 x 90

La familia de Cecilia Giménez vive el décimo aniversario del repinte del Ecce Homo de Borja "con sentimiento agridulce"

img

BORJA (ZARAGOZA), diez Sep.

La ciudad zaragocí de Borja ha ordenado múltiples actos con ocasión del décimo aniversario del repinte de la obra del Ecce Homo por la parte de la vecina Cecilia Giménez, situado en la iglesia del santuario de Clemencia. La familia de la personaje principal vive esta conmemoración con un sentimiento agridulce, en tanto que el resultado de su actuación dio la vuelta al planeta.

La sobrina de Cecilia Giménez, Marisa Ibáñez, ha contado en afirmaciones a Europa Press que su tía, que hoy en día vive en una vivienda por el hecho de que tiene demencia senil, por el momento no recuerda lo que ocurrió hace una década.

Por su parte, la familia todavía almacena en su memoria lo sucedido con "mal", por el hecho de que "si bien todo haya acabado bien para ella es ineludible meditar en lo mal que lo pasó", ha contado, añadiendo que en un primer instante, lo afrontaron "con incredulidad pues era surrealista".

Ibáñez ha asegurado que la pintura original, de Elías García Martínez, se encontraba "prácticamente desaparecida" y que ella llevaba mucho más de 2 décadas prestando asistencia a preservar el interior de la iglesia del santuario de Clemencia. "Si mi tía no hubiera hecho nada, ese dibujo en este momento no existiría", aseguró.

Ha contado que hubo una filtración en la iglesia y que el salitre de nuestra pared se caía, de forma que en el momento en que salió a la luz aquella fotografía que se volvió viral Cecilia todavía no había terminado de repintarla.

En un primer instante, Ibáñez afirma que todo el planeta "se lanzó" sobre lo que había ocurrido, pero en el momento en que los vecinos comenzaron a entender que era ella la que se encontraba tras la novedad la multitud la defendió por el hecho de que Cecilia es "muy querida" en Borja. "El cariño de la multitud es lo que la logró salir adelante, si no se hubiera hundido", ha confesado.

Por este fundamento, la familia de Cecilia Giménez vive este décimo aniversario del Ecce Homo con un sentimiento agridulce. "Ella se lo merece como persona, puesto que se llevó todas y cada una de las bofetadas y esta polémica favoreció a Borja", ha apostillado Ibáñez.

Asimismo, Marisa Ibañez explicó que su tía no era restauradora, era una apasionada a la pintura. Para su familia, esta conmemoración "no es un homenaje por el acto que logró --Cecilia-- en sí", sino es el reconocimiento a la tarea que ella ha realizado de manera desinteresada a lo largo de toda su historia por el Santuario de Clemencia.

El alcalde de la ciudad, Eduardo Arilla, expresó en afirmaciones a Europa Press que Cecilia no logró este repinte con mala intención, sino ella procuró recobrar una pintura de la que en aquel instante ahora había desaparecido cerca de un 30 o 40 por ciento.

Además, Arilla ha apuntado que durante estos diez años mucho más de 240.000 personas de 110 países diferentes se han acercado hasta este ayuntamiento zaragocí para poder ver el Ecce Homo, "que vino para quedarse, es un fenómeno popular", aseguró.

La entrada para poder ver la pintura cuesta tres euros y los fondos colectados se destinan a financiar al personal que trabaja en la taquilla y a los guías. Asimismo, el alcalde ha señalado que asimismo se dirigen a becas para personas mayores con bajos elementos económicos a fin de que logren proceder a la Residencia Santi Spiritus.

Desde 2015 que se comenzó a hacer esta idea se han beneficiado de estas becas cerca de 16 personas, ha señalado Arilla.

Más información

La familia de Cecilia Giménez vive el décimo aniversario del repinte del Ecce Homo de Borja "con sentimiento agridulce"

Noticias de hoy más vistas