• sábado 26 de noviembre del 2022
728 x 90

La escuela pública de Castiliscar (Zaragoza) va a llevar el nombre de su profesora Cándida Bueno, fusilada hace 86 años

img

CASTILISCAR (ZARAGOZA), 18 Sep.

El pleno del ayuntamiento de la ciudad cincovillesa de Castiliscar ha designado el edificio municipal de las Escuelas con el nombre de 'Profesora Cándida Antonia Bueno Iso', fusilada en Farasdués el 16 de septiembre de 1936, a la edad de 23 años y siendo profesora del concejo zaragocí de Castiliscar.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, participó en el homenaje rendido a la enseñante este sábado, conociendo una placa con su nombre que en este momento va a llevar el edificio escolar en el que ella dio clases. Hoy día esta pertence a las academias rurales que prosiguen abiertas con solo seis estudiantes.

Lambán ha lamentado que, entre todas y cada una de las injusticias cometidas a lo largo de la contienda nacional, muchas de ellas no tuviesen mucho más justificación que cargar contra los profesores, "a quienes el bando nacional consideraba singularmente peligrosos como transmisores de valores que no acostumbraban a sospechar mucho más que promover marcos de igualdad y conformar personas con aptitud crítica, aplicando proyectos pedagógicos y metodológicos renovadores".

Cándida pertenecía a una familia dueña agraria de clase media, que apoyaba la Ley de Reforma Agraria del Gobierno Republicano. Ella era una mujer fiel y practicante, que sentía enorme devoción por la Virgen del Pilar. Su detención y asesinato ocasionó una enorme convulsión en Castiliscar y en la Comarca.

"La gente charlaba de la profesora de Castiliscar, joven y atractiva, a la que la habían matado, entre otras muchas cosas, por ser acusada falsamente de haber mandado eliminar los crucifijos en las academias", han correcto desde el Gobierno aragonés.

Sin embargo, según testimonios recogidos por el historiador José Antonio Remón Aísa, en el momento en que la sacaron de la prisión de Ejea y la conducían al camión que le iba a llevar "a su trágico destino, salía invocando entre chillidos a la Virgen".

Cándida fue detenida por la fuerza pública sublevada en Castiliscar y llevada más tarde, adjuntado con su hermano Manuel, a la prisión de Ejea de los Caballeros el 4 de septiembre de 1936. Ambos continuaron allí detenidos hasta el día 16, en el momento en que los sacaron de la prisión y los trasladaron hasta el sitio popular como la Piedra de Canto, una roca al filo de la carretera que conduce al pueblo de Farasdués. Allí fueron fusilados y sus cuerpos trasladados a una fosa del cementerio de Farasdués. Aún no se han encontrado sus restos.

En la carta que escasas horas antes de ser fusilada escribió a sus familiares, al lado de su hermano Manolo, hasta tres ocasiones nombra a Dios y recomienda a los suyos tener paciencia, dando muestras de seguridad en la justicia. "No les preocupéis que, esta vez, como en todas y cada una, son culpados los maleantes, pero nunca los inocentes", recopila la misiva.

Lambán ha reivindicado que los poderes públicos fomenten los principios de justicia, verdad y reparación como un deber ético "ineludible", pero hecho sobre la realidad histórica. Ha añadido que es requisito cerrar lesiones finalmente en un país que no puede sostener hoy día esta confrontación entre ámbas Españas, aun polarizando situaciones prácticamente cien años tras la contienda y la posterior dictadura de Franco.

Para ello, ha proclamado el presidente aragonés, "tienen que efectuarse todos y cada uno de los actos de recuerdo y reconocimiento a todos los que tras su asesinato fueron desterrados al olvido".

La fosa de Farasdués, donde descansan los restos de los fusilados, no se descubrió aún, gracias a inconvenientes para la intervención de familiares no directos. La modificación de la ley tiene sosprechada la incorporación del ADN de personas correspondientes a la familia.

Por su parte, el Gobierno de Aragón trabaja con las asociaciones memorialistas, y la Dirección General de Patrimonio Cultural decidió cambiar el sistema de ayudas para ideas similares con la Memoria Democrática, de forma que las ayudas para exhumaciones y ocupaciones divulgativas se darán de manera directa.

Además, la Comunidad Autónoma de Aragón tiene cerca de 115.000 euros para actuaciones de Memoria Democrática, que proceden de la II Conferencia Sectorial del ramo. Este montante va a ir a parar a 17 proyectos de Memoria Democrática en el territorio aragonés entre aquéllos que se tienen dentro exhumaciones de fosas, estudios antropológicos, identificaciones genéticas, homenajes a víctimas de la Guerra Civil y el franquismo y reinhumaciones.

El cementerio de Ejea de los Caballeros es el último enclave que se aúna a la lista de sitios que el Gobierno de Aragón ahora ha proclamado como Lugar de Memoria Democrática, al lado del Barranco de la Bartolina, en Calatayud; la prisión de Benabarre; la Cueva del Polvorín en Farlete, Refugio antiaéreo de Robres y Cueva del Castillo en Monegrillo (Ruta de Memoria); la Tapia del cementerio de Torrero de Zaragoza, y la tumba de María Domínguez, en Fuendejalón.

Más información

La escuela pública de Castiliscar (Zaragoza) va a llevar el nombre de su profesora Cándida Bueno, fusilada hace 86 años

Noticias de hoy más vistas