• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

La DPZ recibe a unos doscientos visitantes en su primer día de día de puertas abiertas de este fin de semana

img

ZARAGOZA, 2 Jul.

Unas 200 personas han visitado este sábado la sede de la Diputación de Zaragoza (DPZ) en la primera de ámbas jornadas de puertas abiertas que se han ordenado para conmemorar que este lunes, 4 de julio, es el día de Santa Isabel, infanta de Aragón, reina de Portugal y patrona de la provincia y de nuestra institución.

Los primeros visitantes de la mañana fueron recibidos por la miembro del congreso de los diputados encargada de Cultura de la DPZ, Ros Cihuelo, que les dió la bienvenida y ha complacido su interés por entender los sitios mucho más simbólicos de la institución.

Las visitas guiadas comenzaron en la entrada de la calle Cinco de Marzo, para después entender el salón de plenos de hoy y asimismo el viejo, la galería de retratos de los expresidentes, el despacho del presidente o la salón de comisiones, conforme han correcto desde la DPZ.

Además, las visitas guiadas han continuado el paseo en el palacio de Sástago, que durante sus 400 años de historia ha acogido a reyes, condes y príncipes, y sus muros fueron testigo de enormes fiestas, guerras e inclusive un terremoto.

Los visitantes han popular la galería de arquillos, el salón de trono, el salón de retratos, el patio de columnas y se han adentrado en sitios como su biblioteca del Casino Primordial. En la despedida, la Diputación de Zaragoza les ha entregado como obsequio un cómic sobre la vida Santa Isabel.

Las visitas guiadas comenzaron este sábado, a las 11.00 horas y han continuado cada 15 minutos, hasta las 13.00 horas. Por la tarde, el primer conjunto ha iniciado el paseo a las 18.00 horas y las visitas se extenderán con exactamente la misma continuidad hasta las 20.00 horas.

El domingo el comienzo va a ser a las 11.00 horas y van a tener rincón con exactamente la misma continuidad hasta las 13.00 horas. Para estos recorridos hay ahora reservadas cincuenta de plazas mucho más.

El palacio provincial de la Diputación de Zaragoza se ubica en el número 2 de la plaza de España. Anteriormente, allí estaba el convento de San Francisco, que fue asolado a lo largo de los Sitios de 1808-1809. El ministro de Hacienda Mendizábal presentó en el mes de febrero de 1836 una real orden para la venta de los recursos eclesiásticos en todo el territorio español. Este desarrollo desamortizador afectó a los terrenos del convento, que fueron vendidos.

En 1840, una sección importante de aquel espacio fue cedida a la Diputación de Zaragoza a fin de que pudiese detallar allí su sede. La necesidad de actualizar y agrandar la sede condujo a la redacción de múltiples proyectos consecutivos al cargo del arquitecto Teodoro Ríos Balaguer. El definitivo, de 1943, logró tabla rasa del edificio antecedente para erigir uno nuevo y de mayor volumen.

Durante las visitas, el itinerario empieza por la parte mucho más actualizada del edificio, el presente salón de plenos, que se inauguró en 2011. Hasta esta fecha, las sesiones se efectuaban en el viejo salón de plenos, que se visita ahora y en el que resaltan pinturas de carácter simbolista de Manuel López Villaseñor.

Los ayudantes asimismo pasean por la galería de presidentes, que empieza con el retrato del último presidente de la República y acaba con el último representado, Luis María Beamonte. Posteriormente, se ingresa a la salón de comisiones y al despacho del presidente.

En el año 1570, el III conde de Sástago decidió crearse múltiples casas en Zaragoza. Durante el siglo XVI, los nobles aragoneses dejaron de habitar sus señoríos y se trasladaron a vivir a la localidad, donde se concentraba la actividad económica, política y cultural del reino.

La capital atravesaba por entonces un intérvalo de tiempo de esplendor y una manifestación de esto fue la proliferación de palacios que esos nobles mandaron edificar para instalarse según su rango y a la novedosa vida cortesana que iban a llevar. En este contexto, el Conde de Sástago decidió erigir su palacio en la calle del Coso, entre las zonas donde preferentemente se establecieron estas creaciones.

Desde entonces, el emblemático espacio ha vivido enormes fiestas, guerras e inclusive un terremoto. En 1970, el palacio se encontraba en estado deplorable y se solicitó que se derruyera. Sin embargo, la Diputación de Zaragoza lo adquirió y se dispuso a recobrar el esplendor que había tenido en otro tiempo. El arquitecto José María Valero realizó la restauración en los años 80 y las proyectos acabaron en 1985.

Desde entonces, el palacio está abierto a los ciudadanos y aloja exposiciones, recitales y otros varios acontecimientos. Es el último sitio visitado a lo largo de las jornadas de puertas abiertas. Los ayudantes pasan por los salones primordiales del palacio, que son el salón del trono y de retratos y la biblioteca del Casino Primordial.

Más información

La DPZ recibe a unos doscientos visitantes en su primer día de día de puertas abiertas de este fin de semana