• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

La DPZ comienza la restauración del retablo de la Purificación de la catedral de Tarazona

img

La obra es Bien de Interés Cultural y ha continuado desmontada
desde el instante en que se retiró del templo en 1986

ZARAGOZA, 16 Dic.

La Diputación de Zaragoza (DPZ) empezó la restauración del retablo de la capilla de la Purificación de la catedral de Tarazona, que una vez terminada dejará que este grupo de estilo gótico y renacentista protegido como Bien de Interés Cultural vuelva a su localización original prácticamente 40 años después. Los trabajos tiene un presupuesto de 66.500 euros y se acabarán en la época de 2023.

El retablo data de los siglos XV y XVI y está formado por pinturas de Martín Bernat, entre los pintores mucho más esenciales y activos de la Zaragoza de su tiempo, y por relieves del escultor Juan Heredia. Ha continuado desmontando desde el instante en que en 1986 fue retirado de la seo turiasonense con ocasión de las proyectos de
restauración del templo. Una vez terminada la intervención a la que es sometido, volverá a ser montado en la capilla de la Purificación.

"Preservar el patrimonio de nuestros ayuntamientos es uno de los más importantes objetivos de la Diputación de Zaragoza y con este fin en el año 2017 firmamos un convenio con el Obispado de Tarazona para hacer la restauración de la capilla de la Purificación de la catedral de Santa María de la Huerta, tanto de los muros como de las pinturas murales y del retablo", ha manifestado el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero.

"Las proyectos en los muros y las pinturas murales se hicieron en 2019 con una inversión de 225.000 euros, y en este momento con la restauración del retablo la capilla de la Purificación volverá a mostrar de la mejor manera a fin de que turiasonenses y visitantes van a poder gozar nuevamente de este espacio tan emblemático como apreciado artísticamente comentando".

Los trabajos de restauración son completados en Madrid por la compañía Ecra Servicios Integrales de Arte. La obra, compuesta por madera dorada y policromada, tiene unas dimensiones aproximadas de 6,50 por 4,25 metros y se encontraba situada en el muro este de la capilla hasta el momento en que fue desmontada en 1986,
almacenándose entonces en la sacristía de la catedral para entonces ser trasladada a los guardes del edificio de la vieja Maternidad de la Diputación de Zaragoza. Se trasladó prácticamente completamente excepto una tabla de las del último piso del
retablo, la de la Virgen del Patrocinio, que fue restaurada en 2006 para su exhibición en una exposición y continúa guardada en Tarazona.

"No se aprecian graves deterioros en los elementos de madera, que están tallados en madera natural, con lo que aguardamos que los trabajos den excelente resultado. Serán mucho más profundas las trabajos en las tablas góticas puesto que, a pesar de que su estado de conservación no es malo, necesitan una limpieza en hondura, una reintegración en aquellas capas que se hayan perdido y ponerlo en valor atendiendo a las técnicas recientes de restauración", ha expuesto el jefe de la sección de Restauración
de Bienes Muebles de la Diputación de Zaragoza, José Ignacio Calvo.

El retablo está conformado por pinturas góticas sobre cinco tablas de madera y múltiples estatuas efectuadas en nogal, al tiempo que la mazonería es de madera de pino. El conjunto escultórico primordial de la Purificación está compuesto por cinco piezas: tres bloques (doncella con pichones, la Virgen con San José y Simeón con el niño Jesús) y 2 cabezas femeninas.

El estado de conservación de las pinturas es bueno, si bien muestran distintas modificaciones, las mucho más esenciales las producidas por el ataque activo de insectos xilófagos, que asimismo han perjudicado a las estatuas en todavía mayor nivel, causando multitud de orificios y ciertas piezas
muestran pérdida de volumen, en especial las piezas horizontales de la mazonería que constituyen los arquitrabes y molduras.

El retablo estaba dividido en 24 piezas embaladas, que fueron trasladadas hasta el taller que la compañía restauradora tiene en Madrid. Los trabajos se centran en la desinfección de la madera, consolidar los materiales, adherir, adecentar, remover embarnices, completar lagunas y restituir los cromas para recobrar el tono de la obra.

Una vez terminada la intervención en el retablo, la compañía adjudicataria trasladará todas y cada una de las piezas del retablo a la catedral de Tarazona para seguir a su montaje en su localización original, en el muro este de la capilla de la Purificación.

Más información

La DPZ comienza la restauración del retablo de la Purificación de la catedral de Tarazona