• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

La consejera Broto afirma que Aragón siempre y en todo momento fué una CCAA "muy avanzada" en temas de derechos de la gente

img

Resalta el papel de Estatuto de Autonomía y regiones en los servicios sociales y estos años, afirma: "Se ha recuperado la ilusión"

ZARAGOZA, 9 Jul.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, hizo cómputo de los últimos 40 años de autonomía y su vinculación con los servicios sociales, cuya legislación y normativa fué viable debido a que este territorio "siempre y en todo momento fué muy adelantado en relación a los derechos de la gente".

Broto explicó, en una entrevista concedida a Europa Press, que la Constitución de 1978 recogió el término de asistencia popular merced a una enmienda propiciada por el senador aragonés Lorenzo Martín Retortillo, que atendió a una solicitud de la Asociación de Asistentes Sociales de España, quedando a un lado la iniciativa de beneficencia que había dominando hasta el momento.

Después, se aprobó el primero Estatuto de Autonomía de Aragón, en el mes de agosto de 1982, que este año festeja su 40 aniversario y recopila como rivalidad única la asistencia popular, el confort popular y animación social.

Comienza entonces un desarrollo de transacciones, que acaba en 1996 con la creación del Instituto Aragonés de Servicio Sociales. El presupuesto del ente al que reemplaza, el Inserso, tiene en 1997 un presupuesto de 75.000 euros para Aragón. Unos años después, en 2004, el IASS administra 137 millones de euros y, en 2015, consigue los 302,9 millones.

Broto ha sostenido que en sus siete años adelante de este Departamento, desde 2015, el aumento presupuestario del IASS ha rozado los cien millones de euros ya que en 2022 sube a 398,4 millones de euros. Además, enfatizó que gracias, nuevamente, al Estatuto, en su reforma de 2007, "se afianzan y detallan las competencias" en temas de servicios sociales.

A su comprender, el Estatuto de Autonomía en Aragón "fué primordial" ya que los servicios sociales no tenían un sistema "tan consolidado como el educativo, sanitario o el de las pensiones".

La consejera ha contado que entre 2007 y 2011 tiene rincón "el intérvalo de tiempo más esencial desde la perspectiva de la administración legislativa", con la aprobación en 2009 de la Ley de Servicios Sociales de Aragón. Asimismo, en ese periodo de tiempo, se pone en marcha la ley estatal de la Dependencia, aprobada en 2006.

Broto ha recordado asimismo la aprobación previo, en 1993, de la Ley del Ingreso Aragonés de Inserción, hoy día sustituido por el Ingreso Mínimo Vital. Para Broto, "Aragón es una red social vanguardista respecto a quienes precisaban una renta", donde "siempre y en todo momento habido mucha conciencia de que esos con mucho más adversidades tengan la posibilidad de tener derecho a esos capital".

La ley autonómica de Servicios Sociales de 2009 asimismo fué "vanguardista" por los derechos que expone y el Estatuto ha contribuido "mucho al conocimiento de los servicios sociales y la garantía de que los derechos que tienen los ciudadanos sean efectivos".

"En el momento en que charlamos de servicios sociales hay que charlar de los derechos que tienen la gente" y los aragoneses han comprendido "que una sociedad con menor desigualdad, donde todo el planeta tenga lo mínimo para vivir es asimismo mucho más segura".

María Victoria Broto ha apuntado que la composición de prestación de este sistema público en Aragón, con la dirección desde el IASS, pero con competencias en las regiones y en los municipios, en la situacion de ayuntamientos de sobra de 20.000 pobladores, tiene su origen en Ley Ordenadora de la Acción Social, lanzada por el primer gobierno autonómico.

En ella, hace aparición ahora la distribución competencial entre red social autónoma y Administraciones locales, creando un sistema con una fuerte base municipalista, por medio de las mancomunidades que cubren el grupo del territorio, antecedente de las presentes competencias comarcales.

"Estoy segura que de sin esa administración conjunta entre Gobierno y las regiones habría muchas localidades a las que los servicios sociales no llegarían", dijo, para remarcar que esa decentralización deja "comprender realmente bien a quienes tienen pretensiones".

Ha enfatizado en que esto permitió "ofrecer derechos, en especial a quien mucho más lo precisa", y beneficiar "una sociedad mucho más caritativa y mucho más segura", tal como la creación de cargos laborales en el territorio, la mayor parte de ellos femeninos.

A su comprender, la composición comarcal "a quien mucho más ha beneficiado fué a los servicios sociales, pero asimismo del revés, prácticamente habitualmente los servicios sociales han servido para modificar la composición comarcal".

La consejera ha señalado que la Ley de Servicios Sociales de Aragón "pivota sobre esa relación entre los municipios, las regiones y el Gobierno de Aragón" y, como novedad, reconoce derechos subjetivos, establece el catálogo de los servicios sociales y como se provisionan, mediante lo público, del tercer ámbito o entidades mercantiles, "siempre y en todo momento bajo el control del sistema público".

En este punto, ha destacado la relevancia de las entidades del tercer campo y su tarea conjunta con el Gobierno de Aragón para administrar ámbitos como la gente mayores y la discapacidad.

Broto ha defendido que desde su Departamento y las regiones se ha creado un trabajado "profundo" y "serio", que permitió "recobrar la ilusión". "La ciudadanía lo sabe y hay un antes y un tras este Gobierno".

Ha expuesto ciertas cantidades, como el aumento en un 114 por ciento el Ingreso Aragonés de Inserción (IAI), al pasar de los 28 a los 48 millones entre 2015 y hasta el momento en que fué sustituido por el Ingreso Mínimo Vital, este último gestionado por el Gobierno central, del que a Aragón van a llegar 60 millones de euros este año. Si en el mes de mayo de 2020 se alcanzó la cifra mucho más alta de adjudicatarios del IAI, con 8.077 personas, el mes pasado de junio los adjudicatarios del IMV se elevan a diez.555.

Broto ha recordado que, además de esto, en esta red social autónoma, paga un complemento al IMV, que suma 3.291 adjudicatarios y asimismo hay una prestación complementaria. "Jamás en Aragón se había tenido una contestación mayor para la gente que tienen adversidades, además de esto, con diligencia", ha sostenido.

Por otro lado, se pasó de las 17.000 personas en el sistema de atención a la dependencia que había en 2015 a las 36.341 hoy en dia. "La ciudadanía haya vuelto a opinar en dependencia", aseguró.

También se ha referido al aumento de la aportación que se hace a las plazas concertadas en viviendas de mayores, menores y discapacidad, del 16 por ciento entre 2015 y 2023, el 9,5 por ciento en la primera legislatura, el 5 este año y 1,5 en 2023, con 1.625 plazas concertadas, a las que hay que sumar las 15 viviendas propias, unas 4.000 en suma, aparte de las 6.000 de las posibilidades enlazadas al servicio para personas con dependencia.

Por otra sección, se logró que ningún niño de cero a seis años esté en un centro institucionalizado, sino más bien en familias de acogida o en familias que los han adoptado. "Hemos cambiado completamente el sistema de atención a los menores" y en este momento se trabaja en ofrecer mayor importancia a la gente mayores, "que deben elegir por ellos mismos" pues "tienen claro lo que desean" y no se debe tratarlos como un colectivo, sino más bien de forma personalizada. Con esta finalidad, se puso en marcha el 'Plan del Mayor. Generación de cambio'.

De cara al futuro, Broto expresó su deseo de tener nuevos equipamientos, prosperar los que ya están, atender la soledad no deseada, hacer más ágil los métodos en la ley de la dependencia y profundidzar en la capacitación de los trabajadores.

También ha meditado: "Todo lo mencionado nos debe llevar a meditar que requerimos mucho más recurso para los servicios sociales y que si disponemos derechos, necesitaremos tomar conciencia todos de que debemos poner un presupuesto esencial".

Más información

La consejera Broto afirma que Aragón siempre y en todo momento fué una CCAA "muy avanzada" en temas de derechos de la gente