• miércoles 30 de noviembre del 2022
728 x 90

La capital aragonesa regresa a prorrogar la alarma por ola de calor hasta el lunes próximo a mediodía

img

ZARAGOZA, 18 Jun.

El Ayuntamiento de Zaragoza volvió a prorrogar hasta este lunes, 20 de junio, a las 12.00 horas, la alarma naranja del Plan de Emergencias de Protección Civil por ola de calor, que activó el pasado martes frente a las elevadas temperaturas que afectan a la localidad.

A pesar de que la Agencia Estatal de Meteorología informó de que el pico de temperaturas va a tener rincón este sábado, las temperaturas mínimas y máximas proseguirán siendo altas, con valores de entre 22 y 37 grados, respectivamente.

Ante esta situación que se ha prolongado a lo largo de toda la semana, con días y noches muy cálidos, el Servicio Contra Incendios, Salvamento y Protección Civil decidió prorrogar la alarma por orden del concejal encargado de Bomberos, Alfonso Mendoza, conforme han precisado desde el Consistorio zaragocí.

La alarma por ola de calor se identifica por la activación de servicios municipales implicados en la detección de personas bajo riesgo para su atención, opinión, régimen o ingreso en sitios correctos. Además, el aviso por elevadas temperaturas fué asimismo trasmitido a los ciudadanos.

Con este propósito, los voluntarios de Protección Civil observan estos días los espacios libres y las ubicaciones verdes para atentar incidencias y rememorar a los vecinos los cuidados personales. Este fin de semana han reforzado la presencia en el Mercado Medieval de las Tres Culturas, instalado en la plaza del Pilar y su ambiente.

El Ayuntamiento ha recordado a la ciudadanía que extreme las medidas de precaución para eludir problemas médicos frente a las elevadas temperaturas.

Aunque todas y cada una la gente tienen la posibilidad de padecer trastornos frente al exceso del calor, la gente mayores de 65 años, los menores de cinco años, en especial los bebés, y aquellas que efectúen una actividad que requiera bastante esfuerzo físico muestran un mayor peligro y, por consiguiente, han de estar singularmente protegidas.

Las piscinas municipales han achicado el valor de la entrada individual, siempre y cuando se adquiera en taquilla, mientras que dure la alarma. El coste pasó de 4 a 2,5 euros en el caso de los mayores; de 2,70 a 2 euros para menores de edad; y de 2,60 a 2 euros para mayores de 65 años y pensionistas.

Por otro lado, el albergue municipal ha flexibilizado el horario de entrada y la estancia, y ha habilitado una fuente de agua fría en el patio, al paso que se está trasladando a los clientes sugerencias para eludir peligros.

Además, en la página web municipal se puede preguntar un visor de la región para comprender las ubicaciones de sombra en la calle y planear los recorridos, eludiendo la exposición del sol lo menos viable.

El exceso de calor puede deberse a una exposición intensísima y corta o a una mantenida en el tiempo. Los primeros rastros son calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento o temperatura elevada.

En esos casos, se aconseja buscar cobijo en la sombra o en un espacio con aire acondicionado; tomar una bebida no alcohólica fría, reposar, tomar un baño o una ducha con agua fría y emplear ropa rápida.

Si se muestran síntomas mucho más graves, como cefalea, vómitos o pérdida de conciencia, hay que asistir al médico de manera rápida, a través del servicio de Urgencias o los teléfonos 061 o 112.

Más información

La capital aragonesa regresa a prorrogar la alarma por ola de calor hasta el lunes próximo a mediodía

Noticias de hoy más vistas