• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

Investigadores aragoneses identifican 4 nuevos genes implicados en el hígado graso no alcohólico

img

ZARAGOZA, 18 Jul.

Investigadores aragoneses han reconocido 4 nuevos genes implicados en la progresión del hígado graso no alcohólico, que servirán para desarrollar novedosas maneras de régimen para frenar el progreso de esta patología.

De este modo, se abre de esta manera la puerta al diseño de una terapia novedosa para batallar la acumulación de grasa en el hígado que sea con la capacidad de modificar la manera en la que estos genes se manifiestan y llevarlo a cabo por medio de medicamentos o terapia génica.

Este hallazgo, que se ha anunciado en la gaceta The Faseb Journal, fué realizado por los estudiosos del conjunto ADIPOFAT, del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y del Instituto de Investigación Sanitaria Aragón en colaboración con distintos servicios del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

Se trata de los genes SOCS3, DUSP1, SIK1 y GADD45, que se manifiestan tanto en tejido adiposo blanco subcutáneo como en adipocitos derivados de células madre mesenquimales humanas.

"El resultado del estudio expone su importancia como actores clave en la contribución del tejido adiposo subcutáneo en la progresión del hígado graso no alcohólico, transformándolos en objetivos potenciales para futuras terapias contra la esteatosis hepática", ha señalado el estudioso primordial del conjunto, José Miguel Arbonés Mainar.

Los estudiosos han centrado su estudio en los mecanismos moleculares comprometidos en la capacitación de tejido adiposo blanco subcutáneo en la progresión de la patología del hígado graso no alcohólico.

Para ello, primeramente, identificaron genes en esta clase de tejido en un total de 45 pacientes, cuya expresión se encontraba relacionada con el índice de hígado graso.

A continuación, continuaron a validar esos genes determinados en el tejido adiposo blanco subcutáneo de una segunda cohorte de 47 pacientes con obesidad.

Finalmente, consiguieron células madre del tejido adiposo de 13 pacientes asimismo con obesidad en distintas etapas de la patología del hígado graso no alcohólico, estableciendo de esta forma un modelo in vitro de adipocitos derivados de células madre del tejido adiposo humano.

La patología del hígado graso no alcohólico tiene relación a una pluralidad de dolencias hepáticas ocasionadas por la acumulación de grasa hepática en personas que toman poco o nada de alcohol.

Uno de los primordiales inconvenientes para el diagnóstico y régimen de la patología es que no se entienden bien los mecanismos que determinan su progresión, en tanto que existen muchos causantes que están comprometidos y que contribuyen de forma diferente a su avance.

La obesidad es uno de los más importantes componentes de peligro en la evolución de esta nosología. Sin embargo, hay asimismo personas con obesidad que tienen un hígado sano, de la misma forma que hay otras sin obesidad pero que padecen de hígado graso por el hecho de que su tejido adiposo no es con la capacidad de guardar de forma correcta la grasa y ésta se dirige nuevamente a otros órganos.

Más información

Investigadores aragoneses identifican 4 nuevos genes implicados en el hígado graso no alcohólico