Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Impresionante Cabalgata de Reyes en Zaragoza llena las calles de alegría y entretenimiento.

Impresionante Cabalgata de Reyes en Zaragoza llena las calles de alegría y entretenimiento.

Las calles de Zaragoza se han llenado de ilusión con la celebración de la Cabalgata de los Reyes Magos de Oriente. A pesar del frío y el viento, los más pequeños se han congregado junto a sus familias para presenciar un desfile lleno de color y personajes de cuento. Más de 220 artistas y 10 compañías de teatro, música y danza han participado en el evento.

La llegada de los Reyes Magos de Oriente este año ha sido especial, con un aterrizaje en helicóptero en el estadio de La Romareda. Miles de niños han recibido a los Reyes, en un acto que ha servido también para despedir el estadio de fútbol debido a las futuras obras de construcción del nuevo complejo deportivo.

Después del acto en La Romareda, Melchor, Gaspar y Baltasar se han dirigido al Colegio Joaquín Costa para comenzar el desfile. Sentados en sus carrozas reales y acompañados por sus comitivas, han desfilado por las principales calles del centro de la ciudad, aclamados por los niños y niñas que gritaban con emoción.

El recorrido ha pasado por diversas calles populares de la ciudad, terminando en la plaza del Pilar, donde los Reyes Magos han depositado los regalos en el Belén monumental instalado frente a la Basílica. Posteriormente, los tres Magos han saludado a los ciudadanos desde el balcón del Ayuntamiento.

En el desfile han participado un total de 10 compañías de teatro, música y danza, bajo la dirección artística de Zaragoza Cultural. La Cabalgata ha estado encabezada por un grupo de gaiteros y coches antiguos de los Bomberos de Zaragoza. Diversas compañías han animado el trayecto con espectáculos y representaciones.

Por otro lado, la tradicional estrella hinchable gigante que suele formar parte de la Cabalgata no ha podido ser exhibida este año debido al viento y a las recomendaciones de la Policía Local. A pesar de esto, el recorrido ha estado vallado para garantizar la seguridad y el público ha podido disfrutar y distribuirse a lo largo de los 3,2 kilómetros de extensión.