• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

Illa (PSC) piensa que el Gobierno de Pere Aragonès "no marcha" y protege "la política de respeto en lugar de crispación"

img

ZARAGOZA, 14 Jun.

El primer secretario del PSC, Salvador Illa, ha aseverado este martes que el Gobierno de la Generalitat de Cataluña, de Pere Aragonès, "no marcha", su nivel de administración está "bajo la media" frecuente y está "dividido", frente a eso que ha defendido "la política de respeto, en lugar de crispación".

Illa participó en el Foro de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA), en Zaragoza, en un acontecimiento que ha anunciado el directivo de la entidad, Salvador Arenere.

Ha trazado como propósito "progresar las relaciones con el resto de España y normalizar la situación". Illa ha repasado la evolución de Cataluña desde 2017, aseverando que el desarrollo independentista "es la manifestación catalana de lo ocurrido en Occidente en la segunda década del siglo XXI y tiene como aspecto primordial la enorme recesión de 2008", en referencia a "la avalancha de populismos, un planteo de contestación fácil, prácticamente mágica, a un inconveniente", poniendo el ejemplo del Brexit. Ha visto que en la UE han emergido populismos tanto de extrema izquierda como de extrema derecha.

De este modo, Illa ve el independentismo como "la manifestación del populismo en Cataluña". Ha hecho ver que los independentistas "procuraron realizar su programa y declararon una secesión de España que resultó un fracaso" en 2017 y, desde ese momento, Cataluña está haciendo "un desarrollo de digestión colectiva de este fracaso colectivo", con secuelas judiciales, líderes que ingresaron en prisión y la marcha de muchas compañías a otras zonas, en un desarrollo con "instantes de adelanto y retroceso".

"No procesamos bien aquello", ha reconocido el dirigente del PSC, quien ha señalado 2 instantes de "retroceso", como la sentencia del Tribunal Supremo por el hecho de que "el Estado de Derecho jamás hace vacaciones" y las manifestaciones siguientes, con "instantes de subida de tensión y una suerte de retroceso en el ir aliviando las cosas". También "todo lo ocurrido con la situacion Pegasus'.

A la vez, la pandemia cambió "el campo de juego" y también logró ver "la necesidad de ir juntos", poniendo en valor "el espacio público compartido que es la UE". Además, los indultos de 2021 fueron "un ademán de generosidad, de futuro, de contribuir a pasar página" y que "asistió a procesar la parte mucho más bien difícil de las secuelas jurídicas". La guerra de Ucrania "expone la necesidad de estar otra vez juntos los de europa".

"El cómputo es positivo, es hacia el realismo político, a tender a este espacio público compartido que es la UE, en el que se dan juntas tres peculiaridades que antes no se dieron nunca: Generar prosperidad, un régimen de independencia y el Estado del Confort", lo que "tenemos que proteger en conjunto", de manera que "el único sendero es trabajar juntos, no separarnos".

Salvador Illa ha confiado en que este desarrollo "tenga una traducción política clara que nos lleve a un Gobierno de la Generalitat sin un presidente independentista". Ha dicho que el Ejecutivo de Aragonès podría ser, aparte de independentista, "eficiente en sus políticas, competente en la administración de sus responsabilidades".

Ha predecido que el Ejecutivo de Aragonès "no solo no marcha, sino no va a marchar por el hecho de que las relaciones entre los asociados son de mucha desconfianza y el nivel de cohesión es muy deficiente". De Aragonès dijo que no es un individuo que logre "marcar un sendero de país que pase esta activa de tanta falta de cohesión interna en su Gobierno".

De hecho, "la mayor parte de la investidura se ha roto a la primera curva del sendero y no está para gobernar", ha continuado Salvador Illa, quien ha añadido que "la administración ordinaria no termina de marchar" y la Generalitar dió unos pasos "muy tímidos" para la normalización institucional.

Frente al Gobierno de Aragonès ha contrario la "opción alternativa" del PSC. Ha señalado que "las cosas van a proseguir bastante igual por lo menos hasta las municipales --de 2023--, si bien nada es descartable en el ámbito político catalán".

A su juicio, "el primordial aspecto de inestabilidad" están en JuntsXCat, donde conviven "2 etnias políticas que llegaron a un convenio". Illa ha comentado que "hay que ver" los expedientes judiciales de Carles Puigdemont y "el progreso del diálogo entre el Gobierno de Cataluña y el de España", asimismo de qué manera evoluciona el mapa político español y el contexto en todo el mundo.

El PSC proseguirá haciendo un trabajo para "formarse en opción alternativa a un Gobierno que no marcha, con una actitud persistente de mano tendida" y propuso "regresar a poner de tendencia la política de pactos y ignorar la de confrontación, tal como "la política de respeto en lugar de la crispación" y "la autoexigencia en vez de la victimización persistente".

También ha defendido "la política de identidades compartidas" en vez de las "excluyentes", estimando que "ahí Aragón juega un papel esencial, no solo por los nudos económicos, asimismo por los cariñosos".

Salvador Illa ha apoyado "el diálogo entre catalanes" y ha fijado como objetivos la generación de prosperidad en Cataluña, la optimización del autogobierno, quejándose de que es la única zona que no tiene ley electoral propia, lo que "no es compromiso de la KGB ni de la CIA", y también impulsar las políticas sociales. "Las cosas se tienen la posibilidad de realizar bastante superior", ha sentenciado.

Por otra sección, ha reivindicado "una política progresista" de seguridad en Barcelona a fin de que la ciudadanía disfrute del espacio público y ha opinado que "Barcelona paga las facturas de estos diez años equivocados, que no fueron bien".

Más información

Illa (PSC) piensa que el Gobierno de Pere Aragonès "no marcha" y protege "la política de respeto en lugar de crispación"