Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Hombre investigado por conducción peligrosa en la A-2.

Hombre investigado por conducción peligrosa en la A-2.

En Zaragoza, el Equipo de Investigación de Seguridad Vial de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha concluido una investigación que ha permitido localizar al conductor de un automóvil que condujo de manera imprudente en la carretera A-2. La colaboración de un ocupante de otro vehículo que presenció y grabó la conducción temeraria del individuo de 29 años de la ciudad fue fundamental en este proceso.

Los hechos ocurrieron el 29 de enero en el kilómetro 335 de la carretera A-2, en La Puebla de Alfindén, Zaragoza. Un automóvil que estaba adelantando a un camión fue a su vez adelantado por otro vehículo, lo que llevó a los tres vehículos a circular en paralelo durante un tiempo.

Después de esta maniobra, uno de los ocupantes del automóvil que fue adelantado grabó la conducción del vehículo que realizó la acción, el cual continuó conduciendo de manera peligrosa ocupando ambos carriles de la vía.

Las imágenes fueron enviadas al Subsector de Tráfico de Zaragoza, donde se inició una investigación para identificar al conductor responsable de la conducta temeraria y verificar el adelantamiento, que no quedó registrado en el video aportado por el testigo.

Se recopilaron imágenes de una cámara de seguridad cercana que confirmaron que el adelantamiento ocurrió como lo describió el testigo. Con ambos videos en su poder y habiendo identificado al propietario del vehículo como el individuo en los videos, solo faltaba identificar al conductor, lo cual fue ratificado por el testigo tras un reconocimiento fotográfico.

El 3 de marzo, la Guardia Civil localizó e investigó al presunto autor de los hechos, un hombre de 29 años de nacionalidad rumana residente en Zaragoza, por un presunto delito de conducción temeraria según el artículo 380 del Código Penal.

Las Unidades de Investigación de Seguridad Vial de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil trabajan incansablemente para establecer responsabilidades en conductas tan peligrosas como la mencionada, con el objetivo de prevenir accidentes de tráfico. En casos como este, redoblan sus esfuerzos para garantizar que este tipo de comportamientos no queden impunes.