Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Exposición en La Lonja rememora la notable trayectoria de Hermógenes Pardos en 50 años de arte

Exposición en La Lonja rememora la notable trayectoria de Hermógenes Pardos en 50 años de arte

El famoso pintor, dibujante y grabador aragonés Hermógenes Pardos tendrá una exposición de su obra en la prestigiosa sala zaragozana La Lonja. Bajo el título "Símbolo y naturaleza", esta retrospectiva antológica exhibirá 134 obras de los 50 años de carrera artística de Pardos. La exposición estará abierta al público desde este miércoles hasta el 7 de abril.

Pardos, nacido en Luceni (Zaragoza) en 1947, se trasladó a una temprana edad a la capital aragonesa y luego a Barcelona y Madrid, donde vivió durante 36 años. Finalmente, regresó a su hogar en 2011. Está casado con Ángeles Felices, reconocida dibujante de cómic y pintora.

"Símbolo y naturaleza" busca saldar una deuda con la figura de Hermógenes Pardos, quien pertenece a la generación de los años 70 que renovó el arte aragonés y provocó una revolución artística. Así lo afirmó la consejera municipal de Cultura, Educación y Turismo, Sara Fernández. La consejera destacó la maestría de Pardos en sus grabados y en sus obras dedicadas a Zaragoza, que representan un homenaje a la ciudad.

La consejera también resaltó que Pardos, debido a su timidez y a su residencia fuera de Zaragoza durante muchos años, probablemente no sea tan conocido, pero ha jugado un papel importante en la evolución del arte aragonés y a nivel nacional. Además, afirmó que esta exposición permitirá ver el arte aragonés con una nueva perspectiva y conocer más sobre la obra de Hermógenes.

El propio artista se mostró emocionado y agradeció el excelente trabajo realizado en el montaje de la exposición. Pardos destacó que no es un pintor programático, aunque en su última etapa en Zaragoza, su obra se ha vuelto más realista y se centra en retratar los paisajes del Ebro y de la ciudad.

Para el artista, la naturaleza ha sido el sustrato de toda su obra, pero ha tratado de ir más allá de reflejar cosas concretas y ha buscado transmitir emociones. Hermógenes Pardos se considera una persona subjetiva, introspectiva y psicoanalítica.

El pintor es autodidacta, aunque asistió a la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Zaragoza durante tres años. También dedicó un tiempo a estudiar a los maestros en el Museo del Prado en 1967. Hermógenes Pardos ha tenido exposiciones en el Palacio de Montemuzo y en el Torreón Fortea en Zaragoza, pero esta es la primera vez que su obra se exhibe en La Lonja.

El comisario de la muestra, Rafael Ordóñez, señaló que Pardos comenzó su carrera en los años 70 con influencias surrealistas, utilizando símbolos y representando la unión entre lo vegetal y lo humano, con toques de erotismo y sugerencias oníricas. En su obra se pueden encontrar relojes que simbolizan la fugacidad del tiempo, frutas y panes que representan los placeres de la vida, así como nudos y zarzas que hablan de los problemas de la existencia. Pardos también se inspiró en artistas como Caravaggio, Archimboldo, Salvador Dalí y el pop-art.

En su etapa en Madrid, Pardos experimentó con nuevas técnicas, como el aguafuerte, y se acercó a un estilo expresionista al incorporar temas mitológicos. Sin embargo, pronto regresó a su simbolismo naturalista, incluyendo árboles que simbolizan la vida, frutas que representan la sensualidad y flores que encarnan la belleza. En total, la muestra incluye 46 pinturas de esta época.

A partir de su regreso a Zaragoza en 2011, Hermógenes Pardos se convirtió en un pintor realista y se enfocó en paisajes urbanos del río Ebro. La exposición en La Lonja exhibe diez de estas obras, que destacan por sus perspectiveas, encuadres y uso del color. La pieza que corona la muestra es una vista de la ciudad.