• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

El turista valenciano enriquece los datos de visitantes de este verano en Bronchales (Teruel)

img

BRONCHALES (TERUEL), 19 Jul.

El concejo turolense de Bronchales, situado en medio de una Sierra de Albarracín, comenzó a ver los efectos de la vuelta a la normalidad en el campo turístico este verano. Frente al aumento de visitantes anotado en la época estival en 2020 y 2021, este año mercaderes y vecinos coinciden en una menor afluencia, si bien resalta la existencia de turistas valencianos.

El alcalde de Bronchales, Jordi Lorenzo, explicó en afirmaciones a Europa Press que el turismo rural que se impuso en época de pandemia va dejando paso a los habituales sitios de todo el mundo y de playa de los meses de junio y julio.

"Por el momento no hay tanto temor a la pandemia y la multitud está recobrando sus hábitos vacacionales y escogen Bronchales para después", ha asegurado Lorenzo.

Ha continuado diciendo que el mes de agosto en Bronchales es comprometido y "se llena el pueblo", merced al extenso programa de ocupaciones. El próximo sábado, día 30 de julio, empieza la Semana Cultural, que incluirá distintas proposiciones para todos y cada uno de los públicos; a ésta, le proseguirán las fiestas patronales, desde el 14 hasta el 20 de agosto, en honor a la Virgen de la Asunción y San Roque.

Además, este territorio turolense pertence a los sitios seleccionados por vecinos de la Comunidad Valenciana, con lo que asimismo se memora a la Virgen de los Desamparados, patrona de esta zona, y que se celebra a lo largo de tres días.

El Festival Carabolas es otra de las proposiciones culturales que va a llenar las calles de Bronchales de alegría en los últimos días de agosto. Esta actividad recreará con espectáculos de títeres y clowns en los espacios públicos habilitados durante 4 días.

Por último, el 3 de septiembre va a tener rincón el Concurso Interprovincial de Morra, un juego clásico de manos consistente en adivinar el número de dedos que ha pervivido en varias regiones turolenses, como Gúdar-Javalambre, Sierra de Albarracín o el Matarraña, tal como en Italia.

La micología es uno de los más importantes activos de este pequeño ayuntamiento. Así, según indicó Jordi Lorenzo, los meses de otoño y primavera, en el momento en que es temporada de setas, Bronchales "está al límite en lo que se refiere a número de visitantes".

Asimismo, hay un Museo Micológico de Bronchales, "donde el público puede entender las distintas especies del ambiente y solucionar inquietudes sobre ellas, si son comibles o no y su valor culinario", ha apuntado el alcalde.

Jordi Lorenzo indicó que la mayor parte del turismo que llega al ayuntamiento procede de las provincias de Valencia y Castellón. "Desde Zaragoza no nos visitan bastante y se inclinan mucho más por el Pirineo que por las ubicaciones de sierra".

En este sentido, ha recordado que un extenso número de zaragozanos llegaban a Bronchales en la década de los años 80 en el momento en que los trabajadores de la Fábrica Tudor, instalada en la ciudad más importante aragonesa, pasaban el mes de julio allí.

En cuanto a la estancia de los visitantes, el alcalde ha precisado que hay turistas que arriendan habitaciones en el hotel, "pues nos visitan cada año"; y otros que pasan una semana o un fin de semana, en un caso así, Lorenzo ha señalado que se ocupan de comprender Bronchales y su ambiente, como Albarracín o la cascada de Calomarde.

Más información

El turista valenciano enriquece los datos de visitantes de este verano en Bronchales (Teruel)