• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

El territorio perjudicado por el incendio de Añón del Moncayo podría demorar décadas en volver como estaba

img

BORJA (ZARAGOZA), 23 Ago.

El directivo general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, anunció que se van a tardar décadas hasta el momento en que el territorio vuelva a tener una imagen afín a la que tenía antes del incendio de Añón del Moncayo. Los trabajos de restauración forestal de la región perjudicada por el fuego se van a poner en marcha "lo antes posible", puesto que este todavía no se dió por extinguido y todavía se realizan en la región trabajos de remate en los puntos calientes.

Diego Bayona ha visitado este martes la región perjudicada por el incendio forestal de Añón del Moncayo, proclamado este pasado 13 de agosto, y a lo largo de su visita tuvo la posibilidad de charlar con varios de los alcaldes y vecinos, permutando impresiones sobre el estado en el que quedaron los aledaños de los ayuntamientos dañados y de qué forma seguir en su restitución cuanto antes.

Tras una urgencia de este género, dijo "la restauración es extendida y dificultosa" y "es labor de todas y cada una de las partes y gestiones" intentar que este territorio, tan próximo al Moncayo, vuelva a tener un aspecto afín al que tenía antes del incendio.

También, el directivo general de Medio Natural y Gestión Forestal se ha brindado a "que las brigadas forestales ayuden en tareas primordiales y urgentes para recobrar a la mayor brevedad los ámbitos naturales de las ciudades perjudicadas".

Una vez establecidos los trabajos de restauración, el directivo general informó de que se convocará a todos y cada uno de los alcaldes de los ayuntamientos damnificados para argumentar los trabajos de restauración y conseguir sus proposiciones.

Desde el Gobierno de Aragón se estudian las actuaciones a acometer a fin de que las distintas zonas perjudicadas por el incendio forestal logren recobrar su ambiente a la mayor brevedad. Entre estos trabajos están la extracción de la madera quemada, tratamientos de asiste para la regeneración, repoblaciones forestales, novedades de las infraestructuras en los montes o construcción de diques de retención o acordonamientos de restos vegetales, servirán para achicar el encontronazo visual en estas zonas, aparte de achicar al límite los procesos erosivos y contribuir a que la regeneración sea lo mucho más rápida viable.

Bayona ha apuntado que la primera cosa que se hará, además de garantizar todas y cada una las ubicaciones, es resguardar el suelo, puesto que tras un incendio de esta extensión sufrió un enorme encontronazo y se puede ofrecer una perdida potencial del mismo si se dan lluvias o tormentas fuertes puede perder su fertilidad. Las primeras actuaciones se van a centrar en acolchar el suelo y realizar diques de contención en las laderas para eludir la erosión.

Desde ahí se efectuarán trabajos selvícolas para recobrar de forma natural ciertas zonas, y para aquellas en las que este procedimiento no resulte posible, se efectuarían proyectos concretos de restauración, ha detallado. Bayona ha fijado en décadas la fecha para regresar a tener una situación como la de antes, si bien en 2 o tres años se comenzarán a conocer las actualizaciones.

Para sofocar el incendio se han apartado hasta la región 769 personas entre brigadas forestales, Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs), personal técnico y de logística.

Además de esto, otros cuerpos de urgencia aragoneses tuvieron una esencial participación en las tareas de extinción, resaltando entre ellas las actuaciones dirigidas a la protección de las ciudades, como los cuerpos de bomberos de las Diputaciones Provinciales de Zaragoza y Huesca y del Ayuntamiento de Zaragoza, Voluntarios de Protección Civil-112, Guardia Civil y Cruz Roja.

Aragón recibió asimismo la asistencia de varios efectivos que proceden de otras comunidades autónomas como Castilla León, Castilla la Mancha, Navarra y La Rioja para combatir contra el fuego, tal como medios de refuerzo del Ministerio con las BRIF y los medios aéreos y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El primero de los días de este incendio fué definido por Bayona como una día "muy dificultosa" donde la agilidad del viento logró "irrealizable el poder ir por enfrente del fuego" y por este motivo las trabajos se centraron en resguardar a las ciudades lindantes, las que han sufrido daños pero "parcialmente bajos para el potencial que tenia el incendio".

Bayona ha valorado como "inigualable" la actuación que se realizó por la parte de todos y cada uno de los medios de extinción. "Nos encaramos a ocasiones muy complejas y la angustia de la multitud es lógica y se atendió con considerable suma de medios y con una contestación y coordinación técnica insuperable".

En relación a las causas de este incendio, que ha quemado cerca de 6.000 hectáreas, se baraja la hipótesis de que lo provocase una chispa eléctrica. En este sentido, Bayona ha apelado a la prudencia y ha esgrimido lo siguiente: "No debemos tener prisa en entender las causas sino más bien determinarla con toda la seguridad viable para intentar evitarla en otros probables casos".

A lo largo de su visita, el directivo general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, ha adelantado que el nuevo plan forestal ahora está terminado y que esta finalizando su tramitación. Este plan servirá a fin de que los municipios dispongan de herramientas y mecanismos para lograr seguir en la administración forestal, un aspecto preciso para lograr proteger la biodiversidad de los montes.

Bayona ha adelantado el futuro lanzamiento de una línea de ayudas en el mes de septiembre, dotada con 4 millones de euros, que van a ir dirigidas a impulsar la administración forestal sostenible a fin de que los montes están "mucho más vivos" y se transformen en "un potencial recurso económico en los pueblos".

Más información

El territorio perjudicado por el incendio de Añón del Moncayo podría demorar décadas en volver como estaba