• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

El SoNna Huesca representa la despoblación en Susín con la representación de 'La Lluvia amarilla'

img

HUESCA, 24 Jul.

El Festival SoNna Huesca ha representado la despoblación en Susín, con la representación de 'La Lluvia amarilla'. Así, los chillidos de Andrés, el último de Ainielle, retumbaron este sábado en el valle de Sobrepuerto, y su eco se escuchó en la literaria y falsa casa Sosas, su casa, a pocos km valle adentro.

"Fue una noche mágica, donde la ficción se plegó a la verdad o como apuntó en la presentación, emulando a Antonio Machado, el creador y directivo de la obra, Jesús Arbués: asimismo la realidad se inventa", conforme han correcto desde la Diputación de Huesca (DPH).

Los viejos vecinos, reunidos para el acontecimiento cerca de la Asociación Mallau, Amigos de Susín, prepararon un pequeño bar que funcionó hasta el momento en que empezó la representación. En nombre de la organización del SoNna Huesca, Begoña Puértolas, agradeció sus desvelos al Ayuntamiento de Biescas y a la Asociación Mallau.

Parte del público llegó bastante antes y ha podido recorrer el ambiente, y una parte de él, asimismo, se quedó después a gozar de una noche estrellada y también idílica. Desde la atalaya de Susín se veían a la perfección las luces de Oliván, de Biescas, y del concurrido ingreso al valle de Tena, han precisado desde la DPH.

Tras una hora y cuarto de representación, el público ovacionó a los actores a lo largo de múltiples minutos. Ricardo Joven y Alicia Montesquiu se fundían en un abrazo, exponiendo, igual que lo logró su directivo, que la compañía "tenía mucho más vértigo" en el estreno en Susín que el que tuvo en el Teatro Olimpia de Huesca o el Teatro Español de Madrid.

El reto interpretativo de Ricardo Joven sostiene incesante un personaje brusco, vengativo y violento a lo largo de prácticamente una hora y media, sin perder un instante ese carácter lleno de soberbia, de odio, de sinrazón y de disparidad, contra todo y contra todos, que caracteriza la última fotografía desenfocada de la despoblación, que tan bien describió el novelista Julio Llamazares.

Por su parte, Alicia Montesquiu interpreta a Sabina, la mujer de Andrés, buena, condescendiente y entrañable, que hace unos años que se colgó, pero continúa en un background en la escena para acompañar a Andrés en su última noche. Completa su interpretación con canciones a capela, que aportan una sensibilidad que Andrés ha perdido.

También contribuyen a la creación de esa atmósfera "opresiva y a la dura y desgarradora escenificación" los efectos audiovisuales y el mapping de David Fernández y Óscar Lasaosa, la iluminación de Sergio Iguácel o el vestuario de Sara Bonet, en el que como resulta lógico se destaca el negro.

En la balsa de La Estanca de Bailo, el SoNna Huesca vivió el viernes una día muy particular, con una iniciativa moderna y poco recurrente marcada por la voz de Gustavo Giménez, poeta sonoro, performer y artista en fase de prueba aragonés; y los timbales de Marwan Nasser, libanés de adopción y heredero de la percusión árabe y el darbouka, disciplinas que estudió en Beirut.

Los juegos vocales y sonidos guturales de Giménez formaron, al lado del hipnótico sonido de djembés y timbales de Nasser, un espacio sonoro que por instantes sugería puentes entre el trance mongol y el canto gregoriano.

Las leyendas y las historias con apariencia de cuentos cortos o poemas se mezclaron con la música para hacer un ámbito particular. El ámbito era propicio para cerrar los ojos, tumbarse en las mantas preparadas por la organización y dejarse llevar por el sonido.

El tercer fin de semana del SoNna Huesca 2022, que dio comienzo el 8 de julio y se alargará hasta el diez de septiembre, tras haber paseo toda la provincia, acaba este domingo a las 20.00 horas, con el concierto de las mexicanas Flor de Toloache en el monumento Arte y Naturaleza, 'Árboles como arqueología', de Fernando Casas, en Piracés.

Flor de Toloache empezó como un trío, llamado de este modo por la flor mexicana que induce al desvarío y que se ha usado como poción de amor a lo largo de generaciones. A medida que creció su notoriedad, el conjunto fué medrando y puede llegar a contar hasta con diez integrantes en dependencia del ámbito, formando un grupo realmente global con músicas que proceden de México, Puerto Rico, República Dominicana, Cuba, Australia, Colombia, Alemania, Italia y Estados Unidos.

En un par de semanas se agotaron las convidaciones para gozar del espectáculo del primer y único conjunto de mariachis de forma exclusiva femenino de Nueva York, ganadoras del Grammy latino en 2017, y nominadas asimismo en 2019 y 2020.

Más información

El SoNna Huesca representa la despoblación en Susín con la representación de 'La Lluvia amarilla'