• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

El SoNna Huesca cierra el mes de julio en los niveles naturales del Salto del Bierge y la ermita de La Carrodilla

img

HUESCA, 31 Jul.

La tercera edición del SoNna Huesca cierra el mes de julio con una da un giro por el Somontano de Barbastro que ha consagrado 2 niveles naturales privilegiados. Uno, inédito en proposiciones musicales, como es el Salto de Bierge, y el otro, la ermita de la Carrodilla.

Este domingo es el momento de la ermita de Nuestra Señora de la Bella, en Castejón del Puente, situado a pocos 500 metros del caserío de Castejón y al que se ingresa desde nuestra ciudad, conforme han correcto desde la Diputación Provincial de Huesca.

El cuarto fin de semana del festival Sonidos en la Naturaleza, SoNna Huesca 2022, empezó el viernes a riberas del río Alcanadre, con una refrescante actuación de Ixeya, un dúo aragonés de música que ejerce el "cantautoreo introspectivo, rural, feminista y musicalmente diverso", que es como ellas mismas se definen.

Elisabeth y Miriam reclamaron con sus canciones la España vacía, el planeta rural y Santa Engracia (Tauste), el pueblo de las Bajas Cinco Villas que las vio medrar.

A riberas del Alcanadre, en el bosquete aguas arriba del Salto de Bierge, Ixeya repasó '2020', su EP de 4 canciones que recorre las estaciones del año, y completó el recital con creaciones de su repertorio, muy cuidadas y en formato acústico, solamente adornadas con percusiones (maraca, cajón), guitarras, ukelele o pac electrónico. También cantaron 'Corre', su canción en aragonés que fue incluida en el disco O Zaguer Chilo III, editado por la escuela de aragonés Nogara.

La historia de Elisabeth López y Myriam Carbonel está marcada por la vuelta al planeta rural. Ambas dejaron su pueblo para estudiar, recorrieron Granada, Salamanca y Zaragoza, y después volvieron para asentarse allí y desarrollar su talento jugando en el hogar.

Este sábado, el SoNna Huesca se trasladó al concejo de Estadilla, para prestar el concierto de Rumbo Tumba, el emprendimiento musical del argentino Facundo Salgado. El artista se sumergió en la atmósfera que con tanto mimo protege este electrónico "hombre orquesta", que interpreta y graba al tiempo, y sobrepone pistas en un juego mágico de sonidos y entornos.

Rumbo Tumba desgranó su último trabajo, 'Río Adentro', un homenaje a su tierra natal, el delta del río Paraná. Fue un alegato prácticamente completamente instrumental, solo salpicado de ciertas voces, que logró producir exactamente las mismas experiencias que en el momento en que uno se sienta en la orilla de un río y su murmullo le invita a la reflexión, mucho más que a la contemplación, apuntaron desde la DPH.

Asimismo, Rumbo Tumba mezcló una curiosa pluralidad de instrumentos artesanales de América del Sur, prácticamente todos ellos de madera, para conseguir que la música de raíz, el folklore andino, viajara hasta el presente a través de finas herramientas digitales de vanguardia. El argentino usó prácticamente tanto los pies, como las manos, en ese juego de grabar y dejar caer que llama la atención al profano.

El mes de julio de la tercera edición del certamen lo cierra este domingo, en la ermita Nuestra Señora de la Bella de Castejón del Puente, otro ámbito inédito para el SoNna Huesca, el conjunto asturiano L-R.

Este dúo, compuesto por Leticia González (voz y percusión) y Rubén Bada (guitarras eléctricas), deconstruye y reinterpreta la música clásico asturiana a través de la fusión de instrumentos tan distintas como la pandereta y la guitarra eléctrica. En su lectura personal, L-R integran sonidos mucho más cercanos al blues, al jazz o al rock y llaman su iniciativa como "articulo-folk asturianu".

El próximo fin de semana, el festival todavía proseguirá por el Somontano, con el concierto de Blanca Altable en Peralta de Alcofea, para entonces dirigirse hacia el norte, con parada en Broto y Bielsa.

Más información

El SoNna Huesca cierra el mes de julio en los niveles naturales del Salto del Bierge y la ermita de La Carrodilla