Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El Servet aborda el tema de la incontinencia fecal y urinaria en la campaña "La mochila más pesada".

El Servet aborda el tema de la incontinencia fecal y urinaria en la campaña

El Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza ha unido fuerzas con la campaña 'La mochila más pesada' para concientizar sobre la incontinencia fecal y urinaria, una patología cada vez más común pero que continúa siendo estigmatizada por la sociedad. El objetivo es visibilizar la carga emocional y el impacto en la calidad de vida de los pacientes, especialmente aquellos que experimentan miedo, depresión o ansiedad en su vida diaria.

A pesar de que esta patología está en aumento, con al menos 2 millones de españoles que padecen incontinencia fecal y 6,5 millones que padecen incontinencia urinaria, la mayoría de los pacientes no busca atención médica debido al temor y la vergüenza. De hecho, solo el 52% de las personas con síntomas de incontinencia urinaria busca tratamiento médico.

Aunque se suele asociar esta patología a las mujeres y a las personas mayores, cualquier persona puede padecer incontinencia urinaria o fecal, sin importar su edad o género. De los 420 millones de personas en todo el mundo que sufren algún tipo de incontinencia urinaria, muchos de ellos mantienen su condición en secreto por temor a ser excluidos o discriminados.

Victoria Duque, jefa de sección de la Unidad de Cirugía Coloproctológica del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, ha subrayado que los pacientes con incontinencia a menudo sienten que tienen que ocultar su condición y "llevar solos su carga."

En cuanto a la incontinencia urinaria, el doctor Joaquín Carela, jefe de sección de la Unidad de Urología Funcional y Urodinámica del mismo centro, ha destacado la importancia de buscar ayuda médica cuando se experimenta una alteración en la calidad de vida. Existen diversos tratamientos que incluyen especialistas en urología, digestivo, rehabilitación y cirugía para ayudar a los pacientes. En muchas ocasiones, medidas terapéuticas no invasivas pueden mejorar considerablemente la calidad de vida del paciente, y si no, la intervención quirúrgica es una opción viable.

Por ejemplo, la neuromodulación de raíces sacras es un procedimiento quirúrgico excepcionalmente poco invasivo que ha sido administrado en el Hospital Universitario Miguel Servet desde 2015, y ya ha sido implantado en más de ochenta pacientes seleccionados que lo necesitan. El dispositivo, similar a un marcapasos, ayuda a controlar la incontinencia fecal al modificar los estímulos de forma inconsciente.