• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

El PP solicita al Gobierno de Aragón suspender el impuesto de aguas residuales en 2022 para liquidar la presión fiscal

img

ZARAGOZA, 5 Jul.

El representante de Medio Ambiente del PP en las Cortes de Aragón, Ramón Celma, ha pedido al Gobierno de Aragón que suspenda en 2022 la app del impuesto medioambiental de aguas residuales (IMAR) como una medida que rebaje la presión fiscal y asista a batallar los efectos de la elevada inflación en familias y compañías.

Celma ha solicitado al Ejecutivo autonómico, que encabeza Javier Lambán, que tome ejemplo del socialista Ximo Puig, cuyo gobierno decidió la suspensión del canon ambiental en la Comunidad Valenciana como medida contra la crisis económica.

Celma ha recordado que, con la inflación nacional en tasas superiores al diez por ciento y la escalada de los costes de la energía, los comburentes y las materias primas, la situación en Aragón es todavía mucho más alarmante para familias y compañías siendo "entre las comunidades autónomas mucho más castigadas tributariamente al padecer mayor presión fiscal y ser la tercera peor en el top
de competitividad fiscal", con lo que "es indispensable que Lambán actúe con medidas que reduzcan esa presión a familias y compañías".

En ese sentido, ha señalado que el informe de forma anual de la Fundación para el Avance de la Libertad, que cuantifica el índice autonómico de competitividad fiscal, ubica Aragón en el decimoséptimo rincón, solo tras Asturias y Cataluña.

Entre las sugerencias que el citado informe efectúa resalta la reducción a tres de los impuestos propios autonómicos, que
en la actualidad son cinco, todos ellos de carácter medioambiental: el Impuesto sobre el daño medioambiental provocado por la emisión de contaminantes a la atmósfera, el impuesto sobre instalaciones de transporte de energía de alta tensión, el impuesto sobre ciertos usos y aprovechamientos de agua embalsada, el impuesto medioambiental de aguas residuales y el impuesto sobre el daño ambiental provocado por las considerables áreas de venta.

Ante esta situación y en la situación de hoy, Celma ha reiterado la necesidad de suspender la app del IMAR --antes llamado Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA)-- sobre el periodo de tiempo de facturación de 2022, y en esos ayuntamientos en los que se da un giro con un año de retardo, como es la situacion, entre otros muchos, de Zaragoza, asimismo la suspensión de la facturación del año 2021.

Asimismo, ha instado a investigar la coyuntura económica de la red social aragonesa al principio del próximo año para apreciar si esta suspensión debería alcanzar a los próximos periodos de facturación y, en cualquier caso, a cambiar las cuantías de este impuesto en relación a lo que se cobra en otras comunidades autónomas, ya que los aragoneses son quienes mucho más abonan por un tributo medioambiental de estas especificaciones.

Más información

El PP solicita al Gobierno de Aragón suspender el impuesto de aguas residuales en 2022 para liquidar la presión fiscal