• martes 7 de febrero del 2023
728 x 90

El PAR critica el vandalismo del exterior de la iglesia de la Magdalena, en Zaragoza

img

ZARAGOZA, 27 Sep.

El Comité Municipal del Partido Aragonés (PAR) ha criticado el vandalismo que padece el exterior de la iglesia de la Magdalena, joya del mudéjar, cuyos muros exteriores están cubiertos por pintadas con expresiones malsonantes y también insultos al clero.

El presidente del Comité Municipal, Jesús Martín, expresó su "repulsa frente a la ofensa que piensa deteriorar un monumento clave del mudéjar, cuya última restauración se efectuó últimamente, y que fue sufragada con dinero de toda la ciudadanía. No apelamos ahora a los sentimientos religiosos, que respetamos, sino más bien a los de civismo y valores culturales frente al daño que se hace a un edificio patrimonio de todos y cada uno de los zaragozanos y aragoneses".

Martín ha recordado que "la iglesia parroquial de la Magdalena está en el centro histórico de Zaragoza y es bien común aragonés, aparte de estar clasificada como bien de interés cultural".

Para Jesús Martín "este vandalismo cultural y espiritual, por el hecho de que el contenido de las pintadas de esta forma lo señala, hace desmerecer lo que significa una localidad actualizada y limpia, y deprecia el vecindario y los shoppings próximos. Existen otros métodos de queja sin poner en riesgo los monumentos de la región".

La parroquia de la Magadalena se levanta a principios del siglo XIV en substitución de un templo románico previo. Su tipología corresponde al modelo de iglesia de nave única, con capillas entre los contrafuertes y cabecera poligonal.

El templo cambia su orientación en la reforma del siglo XVIII, situándose la novedosa puerta de ingreso en la vieja cabecera absidial. La portada original con arquivoltas está cegada en el lado sur, en la calle Mayor.*

El exterior del ábside se adorna con paños de arcos mixtilíneos entrecruzados bajo ventanas apuntadas y, sobre éstas, cruces de múltiples brazos formando rombos.

La torre prosigue los modelos de las turolenses de San Martín y el Salvador; su composición responde asimismo al modelo de alminar almohade, como en San Pablo, o sea, está formada por 2 torres, una envolviendo a la otra, con la rampa de escaleras entre las dos. Los fundamentos decorativas son los habituales en la arquitectura mudéjar aragonesa, enriquecidos en un caso así con piezas de cerámica vidriada.

Más información

El PAR critica el vandalismo del exterior de la iglesia de la Magdalena, en Zaragoza