Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El Instituto Aragonés del Agua se reúne para discutir la restauración de tramos del río Ebro.

El Instituto Aragonés del Agua se reúne para discutir la restauración de tramos del río Ebro.

El Instituto Aragonés del Agua (IAA) ha llevado a cabo una serie de reuniones abiertas al público para presentar los proyectos de restauración fluvial en los tramos 7 --Alcalá-Remolinos-- y 9 --Torres de Berrellén-Sobradiel-- de la Estrategia Ebro Resilience.

El Gobierno de Aragón, a través del IAA, ha anunciado públicamente el sometimiento a información de estos proyectos, con un presupuesto de 1,8 y 2,8 millones de euros, respectivamente, tal como se publicó el pasado 9 de abril en el Boletín Oficial de Aragón.

La Estrategia Ebro Resilience busca ser un punto de encuentro entre diferentes entidades públicas y privadas para colaborar de manera coordinada en la gestión del riesgo de inundación en el tramo medio del río Ebro.

Se está evaluando un total de 260 kilómetros del río Ebro, divididos en secciones, con el objetivo de analizar la protección actual de los núcleos urbanos ante inundaciones, así como los posibles daños en áreas no urbanas, en caso de avenidas poco frecuentes.

En esta iniciativa participan el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Confederación Hidrográfica del Ebro y las Comunidades Autónomas de Aragón, La Rioja y Navarra, colaborando en la implementación de las medidas seleccionadas.

Se han llevado a cabo encuentros informativos en los municipios de Torres de Berrellén, Sobradiel, Remolinos y Alcalá de Ebro para explicar los detalles de estos proyectos de restauración fluvial.

El tramo 7 --Alcalá de Ebro-Remolinos-Luceni-- cuenta con un presupuesto de 1,8 millones de euros y las intervenciones se centrarán en un tramo de 11 kilómetros, con la eliminación de tres defensas existentes, mejora de los perímetros de seguridad y medidas para fortalecer la vegetación de ribera.

Por su parte, el tramo 9 --Torres de Berrellén-Sobradiel--, con un presupuesto de 2,8 millones de euros, contempla la eliminación de tramos de defensas en la orilla derecha del Ebro, el soterramiento de una acequia y la implementación de perímetros de seguridad en áreas urbanas, además de mejoras en la vegetación ribereña.