• viernes 27 de enero del 2023
728 x 90

El Gobierno autonómico fortalece la protección de datos personales de las mujeres sobrevivientes de crueldad machista

img

ZARAGOZA, 6 Dic.

El Gobierno de Aragón ha reforzado la protección de los datos personales de sobrevivientes de crueldad machista y el derecho al olvido con 2 nuevos protocolos, que persiguen asegurar al límite la intimidad de estas mujeres y salvaguardar su seguridad.

Los documentos, que fueron elaborados por la Unidad de Protección de Datos del Gobierno de Aragón, en colaboración con casi todos los Departamentos del Ejecutivo, tienen dentro una secuencia de sugerencias para unificar su régimen y apelar a la "compromiso proactiva" de los usados públicos que trabajan con ellos.

Los protocolos amoldan el Reglamento General de Protección de Datos a la Administración pública aragonesa, incorporando asimismo la experiencia de los diferentes encargados de protección de datos autonómicos en los temas mucho más sensibles, apuntaron desde el Ejecutivo autonómico en una publicación oficial.

Según han explicado, se una parte de la idea de que en las actuaciones y métodos relacionados con la crueldad de género se resguardará en todo instante la dignidad y también privacidad de las sobrevivientes, dando a sus datos carácter guardado. El derecho a la protección de datos se proyecta, en un caso así, sobre un factor importante que es el de la garantía de su derecho a la vida y a la integridad física.

Como sugerencias en general, se apunta la minimización de datos, la restricción del período de conservación y de la intención de exactamente los mismos, la integridad y la confidencialidad, la precisión de exactamente los mismos, tal como la legimitad, lealtad y transparencia, o sea, la obtenida de datos debe ponerse un límite a esos que sean correctos y pertinentes, y nuestro régimen de exactamente los mismos debe integrar medidas para la minimización o seudonimización de los datos personales, de tal forma que no logren a atribuirse a una víctima sin usar información agregada.

Por otra sección, se hace hincapié en la información que debe ofrecerse a las mujeres que combaten crueldad. Según el archivo, el plantel debe informarles bastante y apropiadamente sobre qué datos se marchan a agarrar, para qué exactamente finalidad y de qué manera se marchan a almacenar, comunicando quién es el servicio o la persona responsable de que se traten adecuadamente.

Se regula asimismo de qué manera seguir en la situacion de publicación de datos personales en temas de subvenciones, en métodos de concurrencia pública en los que concurran sobrevivientes de crueldad de género o frente peticiones de transparencia sobre listados de relaciones de cargos laborales.

El Gobierno de Aragón ha precisado que el propósito final es crear una "región de seguridad" que preserve la indemnidad de los derechos y libertades de las víctimas con el propósito, por una parte, de eludir que logren ser identificadas y localizadas y por consiguiente logren ser objeto de una exclusiva agresión; y por otro, logren ser revictimizadas por un régimen inapropiado de su información personal.

Por ejemplo, se insta a no divulgar listas de subvenciones de personas que están en situación de protección particular, víctimas de crueldad de género y de terrorismo, al tiempo que para procesos de concurrencia competitiva en los que se puntúe de manera concreta por la condición de víctima de crueldad de género, se va a facilitar un ingreso limitado al resto de solicitantes, si de este modo lo solicitaran en defensa de sus intereses, sin ingreso a la identidad de solicitantes, sino más bien sencillamente a su condición.

Para el ingreso de otros a expedientes, se aboga por técnicas de seudonimización, como hacer una categoría de 'situaciones destacables'.

El protocolo fija asimismo las cuestiones de inseguridad que hay que establecer para eludir el régimen no autorizado o ilícito de estos datos, tal como su pérdida o destrucción, y también insta a publicar el canal prioritario de demanda de la Agencia Española de Protección de Datos. A través del mismo, se tienen la posibilidad de denunciar y pedir la retirada de fotografías, vídeos o audios de contenido sexual o violento publicados en Internet sin el permiso de la gente perjudicadas.

Los protocolos describen asimismo los métodos que tienen que seguirse para el ejercicio de los derechos de protección de datos personales con un particular avance del derecho al olvido, consistente en pedir, bajo determinadas condiciones, que los links a datos personales no figuren en los desenlaces de una búsqueda en la red desde nombre y apellidos, y se logra por medio de la desindexación en buscadores web. El período para solucionar las peticiones es de un mes, ampliable a 2 en ciertas situaciones.

Más información

El Gobierno autonómico fortalece la protección de datos personales de las mujeres sobrevivientes de crueldad machista