El CSIC crea un robot que simula los movimientos de una criatura extinta desde hace 400 millones de años.

El CSIC crea un robot que simula los movimientos de una criatura extinta desde hace 400 millones de años.

ZARAGOZA, 9 Nov. - Un equipo de investigadores internacionales, liderado por el experto Samuel Zamora del Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC) con sede en Zaragoza, ha realizado avances significativos en el desarrollo de un robot que imita el movimiento de un animal extinto hace 400 millones de años.

Según Zamora, esta investigación utiliza la robótica como una herramienta para comprender la evolución motora de los pleurocistítidos, un grupo de equinodermos que se extinguieron durante el Paleozoico inferior y que son parientes lejanos de las estrellas y erizos de mar.

"El equinodermo que hemos estudiado fue uno de los primeros en comenzar a moverse, probablemente para explorar nuevos recursos, por lo que juega un papel fundamental en la historia evolutiva de este grupo de animales. Sin embargo, no se parece en nada a ningún organismo actual, por lo que era crucial entender su biología mediante técnicas experimentales", explicó Zamora.

Estas técnicas, publicadas en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), involucran la interpretación de los movimientos realizados por un animal extinto mediante la observación del desplazamiento de una réplica robótica desarrollada en el presente.

Los investigadores utilizaron tomografías computarizadas de un fósil de pleurocistítido para generar una reconstrucción virtual tridimensional que se asemejara al organismo extinto.

"Este modelo sirvió de base para que los ingenieros crearan el robot, que es una réplica exacta del organismo. A partir de él, interpretamos cómo serían los movimientos de las diferentes partes y transmitimos toda esa información a los ingenieros para que coloquen los actuadores, es decir, los dispositivos encargados de generar el movimiento, en los lugares adecuados", señaló el investigador del IGME-CSIC.

El resultado es un robot que se mueve de manera muy similar a como lo hacían los pleurocistítidos en el Paleozoico. Este grupo de equinodermos utilizaba la fuerza de su cola para desplazarse por el fondo del mar en una sola dirección, hacia adelante. Zamora también afirmó que demostraron que a medida que crecía la longitud de su cuerpo, estos animales aumentaron significativamente su velocidad de movimiento sin gastar energía adicional.

Este estudio fue posible gracias a una estrategia multidisciplinaria que combinó el conocimiento paleontológico con técnicas robóticas. Como resultado, los investigadores han creado una nueva disciplina científica llamada "Paleobiónica" que utiliza ambos campos del conocimiento para comprender la biología de organismos extintos.

"En la actualidad, miles de robots de uso cotidiano se basan en el diseño biológico. Nuestro objetivo es utilizar las numerosas formas extintas, sin representación actual, para crear nuevos robots que enfrenten nuevos desafíos", concluyó Zamora.

El CSIC es la institución pública de investigación más grande de España y una de las primeras de Europa. Su objetivo principal es desarrollar y promover investigaciones en beneficio del progreso científico y tecnológico, al mismo tiempo que fomenta la colaboración con entidades españolas y extranjeras.

Categoría

Aragón