• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

El convenio de DPT, Obispado de Teruel y Fundación Ibercaja dejará accionar en la conservación de 20 iglesias y ermitas

img

TERUEL, 7 Jul.

El convenio 2022 de la Diputación de Teruel (DPT), el Obispado de Teruel y de Albarracín y Fundación Ibercaja para la conservación y restauración del patrimonio artístico y arquitectónico de la Diócesis dejará accionar en 20 iglesias y ermitas de otros muchos núcleos de población, por un montante global de 405.000 euros.

La institución provincial ha incrementado en un 37% su aportación, pasando de los 95.000 euros que se consignaron el pasado ejercicio a los 150.000 euros en 2022, y el obispado invertirá 120.000 euros, un 40% mucho más que el año pasado.

El presidente de la DPT, Manuel Rando, el obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué, y el directivo general de Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo, han suscrito este jueves el nuevo convenio de forma anual de colaboración que dejará acometer diferentes trabajos en iglesias y ermitas que necesitan actuaciones urgentes.

La aportación de la DPT piensa un 37,05% del total y la del obispado un 29,63%. Las comunidades parroquiales y las entidades locales se hacen cargo de otros 120.000 euros (29,63%) y Fundación Ibercaja contribuye 15.000 euros, un 3,7% del total que han de ser pedidos y negociados con los representantes de las iglesias y entidades locales con el jefe de la oficina mucho más cercana a cada ciudad o comarca.

En grupo, el convenio pasa de los 250.000 euros del año 2021 a los 405.000, lo que piensa un incremento de un 39% para invertir en el patrimonio eclesiástico de la Diócesis de Teruel y de Albarracín en 2022. Será gestionado por nuestra Diócesis que ha gestionado la contratación de 18 de las 20 proyectos.

El presidente de la DPT, Manuel Rando, explicó que el propósito es proseguir haciendo un trabajo "de a poco para reparar el patrimonio eclesiástico" hasta la meta de llegar a todas y cada una aquellas "ocasiones pequeñas" que precisan las construcciones.

"Nos encontramos acrecentando las opciones todos los años", dijo, señalando los un par de años seguidos de aumentos económicos, tal como la intención de sostener la presente cantidad o acrecentarla, tanto en esta partida y como donde se formaliza anualmente asimismo con el Arzobispado de Zaragoza con exactamente el mismo fin en los ayuntamientos del este de la provincia.

El obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué, hizo referencia a la proporción entre la población de los pueblos en los que se actúa y el tamaño de sus iglesias.

"Las actuaciones que hay que ir realizando para sostenerlas o para embellecerlas suponen siempre y en todo momento un desembolso fuerte y comunmente la multitud que vive en esos pueblos es poca. Por eso valoro en especial este convenio: no llegamos a restauraciones muy grandes pero llegamos a varios pueblos, de forma que se están arreglando inconvenientes que si no se arreglaran podrían llegar a considerablemente más", ha manifestado.

Por su parte, José Luis Rodrigo ha apuntado que este acuerdo es "una compromiso de cara a la sociedad. Mantener un rico patrimonio que nos dejaron las precedentes generaciones es una compromiso de todos". Ha asegurado que se sostendrá la colaboración de Fundación Ibercaja para este fin y animó a otras entidades a sumarse al convenio.

Las tareas de conservación y restauración necesitan la ejecución de una secuencia de proyectos urgentes y primordiales que la Diócesis de Teruel y de Albarracín o las parroquias no podrían efectuar si no fuera por el acompañamiento económico de entidades públicas y privadas con intereses en la conservación de este patrimonio artístico y arquitectónico diocesano.

Todas las proyectos van a deber tener la preceptiva licencia municipal pertinente. En el en el caso de que la restauración afecte a un Bien de Interés Cultural, va a deber tener además de esto la aprobación de la Dirección General de Patrimonio Cultural, extremos que van a deber ser acreditados documentalmente, con carácter previo al pago de la subvención.

El convenio suscrito se inició en la década de los 90 y hoy en día contempla la creación de una comisión de rastreo dentro por cinco integrantes, 2 de ellos por la parte del Obispado de Teruel y Albarracín, 2 de la Diputación de Teruel y uno en representación de Fundación Ibercaja, cuyo cometido va a ser el de garantizar el cumplimiento del convenio, regulando y también impulsando sus distintas actuaciones, aprobar los probables cambios de actuaciones producidos por fundamentos imprevisibles o de urgencia, tal como solucionar las probables inquietudes que tengan la posibilidad de aparecer en la interpretación del mismo.

Más información

El convenio de DPT, Obispado de Teruel y Fundación Ibercaja dejará accionar en la conservación de 20 iglesias y ermitas