Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El consistorio zaragozano destina 587.000 euros a la construcción de nuevas instalaciones en la Casa de Amparo, incluyendo 5 habitaciones y una zona geriátrica.

El consistorio zaragozano destina 587.000 euros a la construcción de nuevas instalaciones en la Casa de Amparo, incluyendo 5 habitaciones y una zona geriátrica.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha llevado a cabo una importante inversión de 586.988,68 euros en la Casa de Amparo para la construcción de cinco nuevas habitaciones, una zona de atención geriátrica y un despacho multiusos, según han informado el consejero municipal de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano, y la consejera municipal de Políticas Sociales, Marian Orós.

Las obras se encuentran en la fase final de adecuación de la planta primera del edificio, ubicado en la zona noroeste, y se espera que concluyan antes de Semana Santa. La intervención incluye la incorporación de baños privados, una renovación completa de la fontanería y saneamiento, así como la implementación de un innovador sistema de refrigeración en el falso techo para evitar el uso de aires acondicionados.

La empresa encargada de llevar a cabo estas obras es Construcciones Iberco, que también realizará una modificación para reforzar el forjado entre las plantas. Según Serrano, durante el proceso de remodelación se detectó la necesidad de un refuerzo estructural del forjado del suelo del primer piso, lo cual se está abordando de manera integral.

Paralelamente, el Ayuntamiento ha adjudicado a BCO Construcciones y Servicios SL las obras de rehabilitación de la cubierta de la iglesia de la Casa Amparo por un monto de 433.943,63 euros. Serrano ha explicado que se tomó la decisión de renovar la cubierta debido al deterioro generalizado y progresivo, con riesgo de colapso de algunas vigas. Esta renovación permitirá una estructura más duradera y eficiente.

En total, el Ayuntamiento de Zaragoza ha invertido 1.020.932,31 euros en la Casa Amparo, con una parte de estos fondos provenientes de la Unión Europea a través del programa NextGeneration. La consejera de Políticas Sociales, Marian Orós, ha subrayado que estas inversiones son parte del compromiso del Gobierno municipal con las políticas de dependencia y la mejora de la calidad de vida de los residentes.

La Casa de Amparo alberga actualmente a 128 residentes, con una edad media de 83,9 años. El edificio ofrece diferentes áreas de trabajo, incluyendo actividades físicas, cognitivas, de ocio y tiempo libre, así como de adaptación del entorno para favorecer la integración y la autonomía de los residentes. Todas estas iniciativas buscan brindar el mejor cuidado posible a personas mayores con pocos recursos o sin red familiar.

Por último, cabe mencionar que la Casa de Amparo tiene una larga historia, iniciada en 1871, y ha sido sometida a múltiples procesos de remodelación y mejora a lo largo de los años para adaptarse a las necesidades de sus residentes y cumplir con los estándares de calidad exigidos.