• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

El centro de protección animal de la DPZ recopila este año a 192 perros indigentes, prácticamente exactamente los mismos que en todo 2021

img

ZARAGOZA, 26 Ago.

El centro de protección animal de la Diputación de Zaragoza (DPZ) ha atendido en lo que va de año a 192 perros sin dueño que deambulaban por los ayuntamientos de la provincia y que fueron recogidos por el plantel de las instalaciones. La cifra se aproxima a la registrada durante todo 2021, en el momento en que desde enero a diciembre se recogen 208 animales.

"Los fundamentos de los abandonos son diversos. Por lo que se aprecia, el incremento en el número de agarradas en relación a los últimos años podría estar asimismo relacionado a la pandemia. En los peores instantes del covid varios fueron los que eligieron adoptar un perro y en este momento deciden prescindir de ellos y en verano siempre y en todo momento se registran mucho más abandonos", explicó la veterinaria del centro de protección
animal de la Diputación de Zaragoza, Elsa Martín.

Ha insistido en los resultados positivos de la adopción y en la necesidad de mentalizar a la sociedad sobre esta práctica tal como en la relevancia de la difusión.

"Si bien en el centro cuidamos a los perros siguiendo todas y cada una de las pautas, los animales lo que verdaderamente precisan es un hogar en el que poder medrar contentos y una familia que les mime", ha señalado.

"El servicio de obtenida y precaución de los perros sin dueño que son localizados por los ayuntamientos de la provincia es uno de los múltiples con los que la Diputación de Zaragoza da contestación a los inconvenientes de los municipios y de los vecinos, que de forma frecuente nos llaman para pedir que hayamos ido a agarrar algún animal, ha comentado el diputado encargado del centro de protección animal de la DPZ, Miguel Sanz.

"De año en año, la institución provincial destina una partida presupuestaria a ofrecer cobertura a este tema. Los perros son recogidos por el plantel del centro, hasta donde se les transporta para cuidarlos y también procurar hallarles un hogar. Si prosigue esta inclinación, la cifra de agarradas del año vigente va a ser mayor a la de años precedentes, con lo que proseguimos insistiendo en la compromiso que piensa tener una mascota y en la relevancia de adoptar", ha detallado Sanz.

La Diputación de Zaragoza no cobra nada a quienes adoptan entre los animales que se atienden en su centro. De este modo se posibilita el desarrollo de adopción, en el que la prioridad es promover las adopciones causantes y con todos y cada uno de los requisitos legales.

En los últimos seis años, desde 2016 hasta esta época, este sistema ha recogido a un total de 1.585*perros*y logró hallar un hogar para 1.561 canes. "Esto revela que el sistema que se ha implementado para buscar una familia a todos y cada uno de los*perros*de nuestro centro prosigue andando con garantías, en verdad la tasa de adopciones del centro llegó a índices del 100 por ciento en alguna ocasión", indicó Sanz.

No obstante, al tiempo ha señalado que hay animales "a los que no conseguimos proporcionarles una salida tan rápida, singularmente los perros probablemente peligrosos (PPP), para cuya posesión se precisa licencia, lo que complica y ralentiza su desarrollo de adopción pese al acompañamiento primordial que prestan las asociaciones animalistas".

El año pasado se han recogido 208 perros y se dieron en adopción 2017. El año 2020, el covid hace que las agarradas (164) como las adopciones (166) experimenten un descenso respecto a años precedentes. En 2019 son 240 los animales que se recogen por la provincia, y 230 esos a los que la DPZ consigue hallar un hogar; en la situacion de 2018 se atiende a 263 perros y se da en adopción a 266; en 2017 llegan a 264 las entradas y 304 las salidas; y en la situacion de 2016, 251 y 267, respectivamente.

El centro de protección animal de la Diputación de Zaragoza se pone en marcha en 1994 para llevar a cabo en oposición al problema médico pública de los perros indigentes. Como la enorme mayoría de los ayuntamientos no tenían elementos para resolverlo, la institución provincial aprobó un convenio marco al que están adheridos prácticamente la integridad de las localidades de la provincia --la ciudad más importante tiene su obtenida--.

Los municipios son los únicos que tienen la posibilidad de pedir la retirada de animales dejados o sin dueño. No obstante, si un vecino desea dar el de el, debe llevarlo a cabo previo visto bueno de su consistorio y a sabiendas de que debe abonar una tasa de 57,5 euros y que además de esto no se admiten perros dificultosamente enfermos.

Cuando se recibe un aviso de obtenida, los especialistas del centro de protección animal se trasladan al ayuntamiento, lo atrapan y lo llevan a las instalaciones de Movera. Si porta el chip obligación, se procura hallar al dueño, que aparte de tener que abonar una tasa de 80 euros para llevárselo se encara a una viable sanción administrativa. Si es imposible entrar en contacto con el dueño, el perro pasa a manos de la Diputación.

Tanto esos animales como los que no llevan chip, que son la enorme mayoría, son anotados a nombre de la institución provincial en el Registro de Animales de Compañía de Aragón. Para entonces, ahora fueron atendidos por los veterinarios, en tanto que a todos y cada uno de los*perros*se les hace una exploración solamente llegar, se les curan las anomalías de la salud o lesiones que logren enseñar, se les desparasita interna y externamente y se les vacuna.

Una vez dados esos pasos, empieza el desarrollo de búsqueda de dueños para los perros. Normalmente, son adoptados a corto o medio período, si bien ciertos llegan a pasar varios meses en el centro. Pese a todo, aun las situaciones mucho más complejos se acostumbran a solucionar merced a la colaboración de las sociedades protectoras de animales.

Más información

El centro de protección animal de la DPZ recopila este año a 192 perros indigentes, prácticamente exactamente los mismos que en todo 2021