• martes 7 de febrero del 2023
728 x 90

El centro de protección animal de la Diputación de Zaragoza recopila 249 perros sin dueño en 2022, un 20% mucho más que en 2021

img

ZARAGOZA, 12 Ene.

El centro de protección animal de la Diputación de Zaragoza (DPZ) recogió el año pasado 249 perros sin dueño que deambulaban por los ayuntamientos de la provincia y que fueron trasladados a las instalaciones de Movera para ser atendidos. Se trata de 41
animales mucho más que en 2021, un número que piensa un aumento del 20% y que se ubica en valores anteriores a la pandemia.

"La pandemia supuso un punto de cambio, la situación provocó que el número de abandonos redujera pero las cantidades han vuelto a incrementarse. Al mismo tiempo, a "lo largo del año pasado la Diputación de Zaragoza dio en adopción a 215 de las mascotas que eran atendidas en el centro", ha señalado el diputado encargado del centro de protección animal de la DPZ, Miguel Sanz, quien ha recordado que adoptar a estos perros es completamente gratis.

"Así mismo se posibilita el desarrollo de adopción dejando claro que la prioridad es promover las adopciones causantes y con todos y cada uno de los requisitos legales", ha subrayado Sanz.

La Diputación de Zaragoza destina de año en año una partida presupuestaria a la obtenida y el precaución de los perros sin dueño que se muestran deambulando por toda la provincia o que son confiscados por el Seprona y el Gobierno de Aragón. El año pasado el coste de este servició superó los 300.000 euros, lo que dejó atender a los animales y proseguir haciendo un trabajo para hallarles un hogar a la enorme mayoría.

En los últimos seis años, desde 2016, este sistema ha recogido a un total de 1.642 perros y logró localizar un hogar para 1.655. "Esto revela que el sistema que disponemos implementado para buscar una familia a todos y cada uno de los perros de nuestro centro prosigue andando con garantías", dijo el diputado.

Durante los últimos años la tasa de adopciones del centro llegó a índices del cien% en alguna ocasión, si bien sigue la contrariedad de ofrecer salida a ciertos perros. "Los perros que mucho más cuesta ofrecer en adopción son los probablemente peligrosos (PPP), y esto se origina por que el desarrollo para adoptarlos se ralentiza en tanto que los dueños tienen que tener la licencia obligatoria", explicó Miguel Saz.

El centro de protección animal de la Diputación de Zaragoza se puso en marcha en 1994 para realizar en oposición al problema médico pública de
los perros indigentes. Como la enorme mayoría de los ayuntamientos no tenían elementos para resolverlo, la institución provincial aprobó un convenio marco al que están adheridos prácticamente la integridad de las localidades de la provincia. La capital aragonesa tiene su obtenida.

Los municipios son los únicos que tienen la posibilidad de pedir la retirada de animales dejados o sin dueño. No obstante, si un vecino desea dar el de el, debe llevarlo a cabo previo visto bueno de su consistorio y a sabiendas de que debe abonar una tasa de 57,5 euros y que además de esto no se admiten perros dificultosamente enfermos.

Cuando se recibe un aviso de obtenida, los profesionales del centro de protección animal se trasladan al concejo, lo atrapan y lo llevan a las instalaciones de Movera. Si porta el chip obligación, se procura hallar al dueño, que aparte de tener que abonar una tasa de 80 euros para llevárselo se encara a una viable sanción administrativa. Si es imposible entrar en contacto con el dueño, el perro pasa a manos de la Diputación.

Tanto esos animales como los que no llevan chip, que son la enorme mayoría, son anotados a nombre de la institución provincial en el Registro de Animales de Compañía de Aragón. Para entonces, ahora fueron atendidos por los veterinarios, en tanto que a todos y cada uno de los perros se les hace una exploración solamente llegar, se les curan las patologías o lesiones que logren enseñar, se les desparasita interna y externamente y se les vacuna.

Una vez dados esos pasos, empieza el desarrollo de búsqueda de dueños para los perros. Normalmente, son adoptados a corto o medio período, si bien ciertos llegan a pasar varios meses en el centro. Pese a todo, aun las situaciones mucho más complejos se acostumbran a solucionar merced a la colaboración de las sociedades protectoras de animales.

Más información

El centro de protección animal de la Diputación de Zaragoza recopila 249 perros sin dueño en 2022, un 20% mucho más que en 2021