• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

El Centro de Interpretación del aragonés abre sus puertas en el Monasterio de Casbas de Huesca

img

CASBAS (HUESCA), 1 Jul.

El Monasterio de Casbas se convirtió este viernes en sede del Centro de Interpretación del aragonés o Zentro d'Interpretazión de l'aragonés 'Ana Abarca de Bolea'.

El directivo general de Política Lingüística del Gobierno de Aragón, José Ignacio López Susín, ha estrenado este espacio, que toma el nombre de una de sus abadesas, la que escribió en el monasterio su obra en aragonés, transformándose de este modo en entre las primeras mujeres conocidas en redactar en esta lengua.

Funcionará como un equipamiento cultural con el propósito primordial de fomentar la educación creativo, y al tiempo, ayudar a la divulgación y puesta en valor de la lengua aragonesa.

Como centro de interpretación, quiere ser entre los elementos de referencia para la transmisión de la civilización en aragonés y, además de esto, ser un aspecto de valor económico. De hecho, en todo el verano se programarán distintas ocupaciones similares con la música en aragonés.

El Centro 'Ana Abarca de Bolea' aloja una exposición para anunciar esta lengua y en ella, se ofrece a sus visitantes un paseo histórico con audiciones y una reproducción de documentos desde el siglo XIII hasta principios del siglo XX.

Además, el visitante puede entender con aspecto distintas cuestiones enlazadas a puntos como la investigación lexicográfica creada desde el primer vocabulario popular (siglo XVI), su presencia en los medios y en manifestaciones culturales de todo género (música, literatura, artes escénicas, medios audiovisuales), tal como en el ambiente popular y económico de nuestro territorio.

La exhibe muestra al aragonés como un patrimonio común y trata de dignificar y ofrecer visibilidad a una lengua que aún sigue viva en parte de la población aragonesa.

Por su parte, el directivo general de Política Lingüística del Gobierno de Aragón, José Ignacio López Susín, ha señalado que en el centro, aparte de entender la narración de la lengua aragonesa y de los escritores y también estudiosos que en todo el tiempo han trabajado sobre ella, asimismo se va a poder comprender de qué manera se charla en todos los sitios en los que se guarda, mediante diferentes elementos multimedia.

La directiva científica, Iris Orosia Campos Bandrés, ha manifestado que esta aproximación a la lengua aragonesa se da por medio de espacios temáticos como la historia, la investigación, los documentos, la literatura, la tradición oral o las novedosas tecnologías. Todo ello recogido en una exposición persistente sobre la historia del aragonés y la civilización expresada en este idioma.

En el 'Zentro' ayudan, aparte de la Asociación Monasterio de Casbas, el Ayuntamiento de la ciudad y la Comarca de la Hoya de Huesca, que se encargarán de las visitas guiadas hasta el mes de octubre.

Ana Abarca de Bolea (1602-1685) pertenecía a una familia de la nobleza aragonesa, y realizó una destacable tarea de creación literaria, formando una parte del conjunto desarrollado en Huesca en torno a Vicencio Juan de Lastanosa y en el que se integraron asimismo el canónigo de la catedral Manuel de Salinas, el historiador fray Jerónimo de San José o el poeta Francisco de la Torre. Además, Ana Abarca sostuvo relación epistolar con Baltasar Gracián.

Con este bagaje intelectual, escribió múltiples proyectos en aragonés y por este motivo se decidió disponer en este monasterio el primer espacio permanente para la investigación, promoción y difusión del aragonés, cuya directiva científica va a ser la doctora en Didáctica de la Lengua y directiva del Diploma de Especialización en Filología Aragonesa de la Universidad de Zaragoza, Iris Orosia Campos Bandrés.

Más información

El Centro de Interpretación del aragonés abre sus puertas en el Monasterio de Casbas de Huesca