Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El caso Oikos sobre el supuesto amaño de partidos en Primera queda archivado por falta de justificación.

El caso Oikos sobre el supuesto amaño de partidos en Primera queda archivado por falta de justificación.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca ha decidido archivar el caso Oikos, relacionado con el presunto amaño de partidos en Primera División. Este caso involucraba a los exfutbolistas Raúl Bravo y Carlos Aranda, quienes supuestamente lideraban una red dedicada a manipular partidos para sacar beneficio de apuestas deportivas.

La magistrado-juez a cargo del caso, Alicia Bustillo, ha determinado en un auto fechado el 25 de marzo que no hay pruebas suficientes para demostrar la comisión de los delitos de corrupción deportiva a través de las apuestas deportivas investigadas.

La investigación se centraba en descubrir si Aranda y Bravo habían establecido una organización criminal para arreglar resultados de partidos de fútbol. También se señalaba a Íñigo López Montaña, Samuel Saiz Alonso y Carlos Caballero Pérez, quienes presuntamente facilitaban el contacto con los equipos y los jugadores implicados, en especial del club de la Sociedad Deportiva Huesca.

Entre los partidos investigados estaban el Huesca-Nástic de Tarragona (27 de mayo de 2018), Reus-Valladolid (4 de junio de 2017), y Getafe-Villarreal y Valladolid-Valencia (ambos el 18 de mayo de 2019), de Primera División. Sin embargo, la jueza concluyó que no había pruebas suficientes para demostrar el amaño de dichos encuentros y decidió archivar el caso.

Además, la magistrado consideró que no estaba debidamente acreditado el delito de corrupción deportiva ni la defraudación a casas de apuestas, ya que no se pudo demostrar la existencia de un grupo estable de personas conspirando para cometer un delito grave.

En relación al presunto delito de blanqueo de capitales que se investigaba a Carlos Aranda, la jueza tampoco encontró suficientes indicios para probar su implicación en corrupción deportiva. En consecuencia, el caso fue archivado y no se consideró que Aranda haya cometido ningún delito.