Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El Ayuntamiento de Zaragoza libera 125.000 insectos "beneficiosos" para combatir plagas.

El Ayuntamiento de Zaragoza libera 125.000 insectos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha lanzado una iniciativa para controlar la plaga de pulgones y cochinillas algodonosas en la ciudad. Los trabajadores de Parques y Jardines del consistorio han liberado 125.000 insectos beneficiosos en distintos árboles de la ciudad con el propósito de mantener a estas plagas alejadas y evitar que causen daños. Los insectos son de tres tipos: Adalia bipunctata, mariquita de dos puntos; Crisoperla carnea, neuróptero depredador de pulgones; y Sírfidos o moscas de las flores.

Los insectos beneficiosos para los árboles son enviados en un envase, que se coloca en las ramas mediante el uso de una pértiga y un orificio a través del cual los insectos pueden salir. La consejera municipal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Tatiana Gaudes, ha sido la encargada de colocar el envase en uno de los ejemplares ubicados en la plaza de San Francisco.

El proyecto Zaragoza Natural ha recibido un premio de la Federación Española de Municipios y Provincias. El equipo encargado de Parques y Jardines del ayuntamiento ha continuado su labor intensivamente, aumentando su cantidad en un 21% más de especies beneficiosas para distribuirlas por toda la ciudad.

Según la consejera, la implementación de este plan se realiza en aras a evitar el uso de pesticidas que podrían dañar las zonas verdes y la salud humana. El pulgón es una plaga que genera atención por el daño que produce, sin embargo, el control biológico conservativo reduce la población y equilibra los ecosistemas.

El Parque del Agua inició esta medida en 2013 como un aprendizaje en la estrategia de sanidad vegetal. Desde entonces, se han elaborado protocolos de conservación y análisis para mejorar su eficacia. Por su parte, la jefa de servicio de Parques y Jardines, Montse Hernández, ha explicado que los insectos beneficiosos no producen la muerte de los árboles, pero sí afectan a la apariencia y al vigor de los mismos.

Los tilos ubicados en el paseo de la Independencia de la ciudad eran propicios a la infestación por la plaga del pulgón y generaban una sustancia pegajosa llamada melaza que disuadía a la población a transitar por esos árboles. La liberación de los insectos beneficiosos ha permitido controlar eficazmente la plaga en la zona.

Finalmente, en cuanto al aumento de mosquitos en la ciudad, la consejera municipal de Medio Ambiente y Movilidad ha afirmado que el ayuntamiento está trabajando arduamente para combatir esto a través del uso de mangueras, barcas y drones, y se espera que disminuya en los próximos días.