• sábado 4 de febrero del 2023
728 x 90

El Ayuntamiento de María de Huerva consigue el castillo del siglo X

img

ZARAGOZA, 29 Dic.

El alcalde de María de Huerva, Tomás Díaz y Miguel Mora, representando a Juarca, de hoy sociedad dueña de los terrenos, han firmado el acuerdo por el que esta ciudad zaragocí de la comarca central, tiene desde la propiedad del castillo del siglo X, situado en su término municipal.

Esta vieja aspiración del concejo se vió de qué manera una de sus señales de identidad y declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1999, pasa a manos de sus vecinos.

Situada sobre un promontorio, guarda los restos de un recinto de planta ovalada de unos 50 metros de eje mayor, encabezado desde una cota superior por una torre de tapial semiderruida de planta cuadrada y los restos del Lugar Viejo, pueblo a la falda del castillo.

Para el alcalde de la ciudad, Tomás Díaz, esta firma piensa "una gran satisfacción para María de Huerva y, al mismo tiempo, una alegría que un patrimonio histórico de nuestro concejo esté a cargo de sus vecinos".

El concejo va a desembolsar un total de 90.000 euros en los próximos tres años por los 57.000 m2 de que consta el llamado Lugar Viejo. Una operación donde se ha contado con el arqueólogo y vecino, José Ignacio Lorenzo, como asesor técnico.

Con la propiedad del Castillo y los vestigios del poblado construido a las faldas del mismo, María de Huerva exhibe su sensibilidad con la rica actividad cultural que este concejo de 6.000 pobladores viene construyendo desde hace unos años.

En ese sentido, Tomás Díaz ha adelantado otras actuaciones en las que se trabaja. "Merced a la vocación cultural que hay en nuestra ciudad, nos encontramos haciendo un trabajo en otros proyectos ahora comenzados como la Casa Museo -prácticamente concluida-, la restauración de la Fuente y el deseo de poder añadir a nuestro patrimonio municipal la Posada Real".

El castillo de Al-Marya, documentado por vez primera en el año 935, fue construido por los musulmanes en el siglo X en la margen derecha del río Huerva, y formó una parte de las fortalezas protectoras del distrito de Zaragoza de la Marca Superior de Al-Andalus.

Su situación privilegiada sobre un cerro, dominando y observando la vega del bajo Huerva, y la escasa distancia que la apartaba de Saraqusta, la Zaragoza musulmana, la transformó en plaza fortificada de escencial relevancia en lo que se refiere a la defensa de la ciudad más importante de la Marca.

Levantado por los musulmanes con rigurosa finalidad protectora o militar, presentando su tan común predisposición: construido en tapial, de planta alargada y también irregular, cubierto de fuertes murallas de duro tapial que se amoldan al lote donde se asienta, levantado sobre un cerro de media altura al filo de un barranco o barranco utilizando sus defensas naturales, y con una enorme torre ubicada en entre los extremos del recinto.

El Castillo de María de Huerva tiene una predisposición afín a la de otras construcciones de origen musulmán en la provincia de Zaragoza como las de Maluenda, Cadrete, Daroca, Alfajarín, Sástago, Rueda de Jalón o Calatayud.

Más información

El Ayuntamiento de María de Huerva consigue el castillo del siglo X