Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

El Ayuntamiento de Calatayud testea un repelente natural de estorninos

El Ayuntamiento de Calatayud testea un repelente natural de estorninos

CALATAYUD (ZARAGOZA), 7 Ago.

El Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Calatayud va a probar un nuevo sistema para tratar de reducir las molestias y la suciedad que los estorninos provocan en algunas zonas del casco urbano. La empresa encargada del control de la población de palomas en la ciudad ha asesorado y propuesto esta solución sencilla para intentar alejar del casco urbano las bandadas de estas otras aves que llegan a pernoctar a los cascos urbanos.

Este lunes se han colocado unas bolsitas que contienen extractos naturales de plantas en varios árboles del Paseo Barón de Warsage de Calatayud. Se probará en ellos si este sistema es efectivo y si resuelve los problemas que genera la numerosa población de estorninos que utilizan esos plataneros como dormidero.

La combinación de geraniol, menta, lavanda tomillo y otras plantas modifica la conducta de algunas aves porque su olor actúa como repelente.

Personal de la empresa Valoriza, adjudicataria del servicio de mantenimiento de parques y zonas verdes en Calatayud, se ha hecho cargo de la colocación de las bolsas con ese contenido vegetal para comprobar si se aminoran los problemas que cada día generan la acumulación de tantos pájaros en esos árboles.

La concejal delegada de Medio Ambiente, Ana Isabel García, ha explicado que "en aves como palomas y estorninos esas plantas generan una sensación de molestia o incomodidad lo que provoca que se alejen de la zona de aplicación".

Son en su mayoría estorninos los que cada atardecer eligen el arbolado del Paseo Barón de Warsage para pasar la noche. Sus excrementos ocasionan molestias a viandantes y en los veladores allí instalados generando gran cantidad de suciedad. La empresa de limpieza dedica cada día unas cinco horas, entre las 05.00 y las 12.30 horas aproximadamente, a retirar esos residuos que además son corrosivos.

En las próximas semanas se verá si el sistema que hoy se estrena funciona y si es suficiente para hacer frente a un problema que existe en muchas ciudades, que tratan de controlar la población de aves por las molestias de suciedad, ruidos y daños que ocasionan.