• lunes 03 de octubre del 2022
728 x 90

Cruz Roja asiste a 44 personas en su primera semana de actividad en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

img

TORLA (HUESCA), 2 Ago.

Cruz Roja ha atendido en su primera semana de actividad en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo de Huesca, a 44 personas con voluntariado que cubre los primeros auxilios sanitarios, tras haber sufrido algún género de lesión o percance.

Se trata de una actividad impulsada por Cruz Roja que da continuidad a la colaboración establecida por vez primera el verano pasado con el parque y donde forman parte voluntarios de la entidad de distintas comunidades autónomas hasta el próximo 31 de agosto para atender un puesto de primeros auxilios en la pradera de Ordesa, aparte de tener socorristas en zonas en especial visitadas y otra gente realizando ocupaciones medioambientales.

El operativo se puso en marcha el primer día de la semana, 25 de julio, y desde su comienzo hasta el domingo 31 se ha atendido a una media de seis personas del día a día, en su mayor parte por causas leves. Del total de asistencias, solo 4 han requerido traslado al hospital de Broto y una a los servicios del 061.

El responsable del emprendimiento, Fernando Sarvisé, indicó que las pequeñas lesiones por caídas, golpes o cortes fueron las intervenciones mucho más usuales, con un total de 16.

A estas les prosiguen las fracturas, los esguinces, el malestar general y los tirones musculares, con tres intervenciones cada una. También se ha asistido a 2 personas por traumatismo, 2 por ampollas, 2 por vómitos y otras 2 por picaduras. Y se hizo atención sanitaria por hipertensión, luxación, cefalea, mal abdominal, sangrado nasal, lesión ocular y tendinitis, con un caso en todos y cada dolencia.

Sarvisé ha proclamado que a estas intervenciones hay que añadir la búsqueda de un individuo desaparecida "y que, a dios gracias, fue encontrada sana".

El responsable ha señalado, entre las actuaciones mucho más complejas, el salve de una excursionista que había sido arrastrada por un torrente tras una intensa lluvia y que padecía una fractura. Asimismo, han atendido a 2 montañeros que fueron transferidos por el helicóptero de la Guardia Civil, tras evacuarlos del punto dónde habían quedado enriscados.

El voluntariado de Cruz Roja está haciendo de manera paralela una tarea de sensibilización y también información ambiental entre los visitantes que recibe el parque. El propósito es que respeten y cuiden el ambiente, al unísono que cumplen con la normativa.

A lo largo de la semana pasada, se realizaron mucho más de 50 ocupaciones, desde las cuales se pudo advertir que, generalmente, el público "está cumpliendo las reglas que rigen en el espacio protegido con mucho más rigor que el año pasado, si bien aun se ven perros sueltos, más allá de la prohibición y el inconveniente que desarrollan", ha subrayado Sarvisé.

El responsable hizo un llamamiento a los visitantes a fin de que no acepten peligros insignificantes. Según ha comentado, "es recurrente ver a personas haciéndose fotografías o vídeos al lado de precipicios", con lo que ha recordado la peligrosidad de llevarlo a cabo, tal como de introducirse en ríos o riachuelos, adentrarse en grutas o efectuar travesías sin el equipamiento conveniente. "Antes de adentrarse en Ordesa, aconsejamos que se notifiquen de las reglas y los peligros", ha apostillado.

Más información

Cruz Roja asiste a 44 personas en su primera semana de actividad en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido