Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Chueca se alegra de que la crecida del Ebro se mantenga bajo control en Zaragoza y no cause daños.

Chueca se alegra de que la crecida del Ebro se mantenga bajo control en Zaragoza y no cause daños.

Desde Zaragoza, la alcaldesa Natalia Chueca ha expresado su satisfacción por el hecho de que la crecida del río Ebro se haya mantenido justo en el límite de lo que podría considerarse extraordinario, evitando así daños materiales y personales en la ciudad.

En una conferencia de prensa junto a la concejal de Bomberos y Protección Civil, Ruth Bravo, y el jefe de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, Eduardo Sánchez, Chueca informó a los medios sobre la situación actual de la avenida del río en la capital aragonesa.

La alcaldesa destacó que el caudal del río alcanzó los 1.600 metros cúbicos por segundo, situándose en un pico que se mantendrá durante la mañana y comenzará a descender a partir del mediodía.

Durante la reunión mantenida para coordinar a los servicios municipales y tomar medidas preventivas, se logró evitar posibles daños materiales gracias a la anticipación y al control de los puntos vulnerables, según Chueca.

Entre las acciones preventivas tomadas, se destaca el arreglo de una mota en Movera y la evacuación preventiva de residentes en ciertas zonas inundables para evitar sorpresas desagradables.

Además, se habilitaron aparcamientos provisionales en la Estación del Norte y se reforzó la vigilancia en toda la ribera del Ebro para garantizar la seguridad de los ciudadanos ante la crecida del río.

Chueca elogió la eficacia del dispositivo de seguridad implementado por el Ayuntamiento de Zaragoza y la coordinación con otras entidades, subrayando la importancia de la prevención y la tecnología en la gestión de este tipo de situaciones.

Asimismo, la alcaldesa hizo un llamado a los ciudadanos para que tomen precauciones al acercarse a las riberas del río Ebro, evitando riesgos innecesarios durante este periodo de crecida.

Por último, expresó su agradecimiento a los bomberos, voluntarios de Protección Civil, agentes de Policía Local y personal de Infraestructura del Consistorio por su compromiso y trabajo para hacer frente a la crecida del río Ebro en Zaragoza.